AÑO 18 VOLUMEN 4973

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

 

Reciben a Familias LeBarón y Langford en Palacio Nacional

Excélsior

*De acuerdo con el Presidente, se informará a las familias sobre el avance de las investigaciones por el ataque que sufrieron el pasado 4 de noviembre en los límites de Sonora y Chihuahua

CIUDAD DE MÉXICO.- Integrantes de las familias LeBarón y Langford llegaron a Palacio Nacional, donde sostendrán un encuentro con el presidente Andrés Manuel López Obrador. Durante la “mañanera” se informó que hablarán sobre el ataque del pasado 4 de noviembre en los límites de Sonora y Chihuahua.

Vamos a informarles de los avances (de las investigaciones), va a estar un representante de la Fiscalía General de la República (FGR) y vamos a estar representantes de Poder Ejecutivo”, señaló el Presidente.

A su llegada, Julián LeBarón no quiso adelantar nada. “Vamos primero a una reunión con el Presidente”; al ser cuestionado sobre los avances de las investigaciones, advirtió, respondió: “No sé, primero vamos a la reunión”.

En tanto, la agencia Notimex informó que luego de la marcha que encabezó ayer para protestar por la violencia y demandar justicia por el asesinato de nueve de sus familiares, Adrián LeBarón dijo que pedirá al presidente Andrés Manuel López Obrador que los nombre a él y a su hermano Julián como embajadores cívicos por la paz.

En declaraciones a Notimex antes de su reunión con el mandatario, LeBarón explicó que se trata de un proyecto que ya han madurado en la región de Sonora, donde viven, y se trata de sentar las bases para tener municipios en paz por todo el país, donde la infraestructura, la tecnología, la seguridad y el trabajo lleven a la comunidad a la prosperidad en armonía.

Sobre la marcha en la que participaron el domingo dijo:

Nosotros veníamos con la ilusión de recibir ciertos abrazos, apoyo, de solidaridad con el pueblo mexicano y con México, y fue casi increíble para mí, como hombre, el respaldo que sentí pero salí temblando, porque cientos de gentes que me abrazaban y en el oído me decían "yo también sufrí esto y lo otro, y a mi hijo lo secuestraron”.