AÑO 11 VOLUMEN 3809

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Ople: mal comienzo, peor final

J.M Pasado

* Ople: mal comienzo, peor final

* Daniel Olmos se para el cuello

* Orfis, no entienden que no entiende

Lo que mal comienza no tiene –regularmente- buen final. Esa conseja popular la han comenzado a entender en el Organismo Público Local Electoral (Ople) de Veracruz, en donde el Consejo General fue mal integrado.

No se trata de una apreciación personal sino de abusos que ahora intentan recomponerse con medios jurídicos, como la imposición del secretario ejecutivo Víctor Hugo Moctezuma Lobato.

Apenas el jueves el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Veracruz revocó el acuerdo por el cual el Consejo General del Ople lo ratificó en ese cargo.

Los magistrados no se anduvieron con “medias tintas”: a Moctezuma lo bajaron por no cumplir con el requisito de gozar de buena reputación que no es cosa menor.
Pero además le ordenaron al órgano reponer el procedimiento de designación o ratificación sin la participación de Moctezuma.

La imposición estaba clara. Intereses ajenos intentaron mantenerlo en el cargo. Algunos señalan a Gabriel Deantes Ramos, secretario de despacho duartista, fallido mapache electoral, como el principal promotor de su permanencia en el Ople.

Moctezuma Lobato es acusado de múltiples excesos y abusos cometidos al amparo de la Secretaría Ejecutiva. Por eso en algún momento se enfrentó con la maestra Carolina Viveros cuando ella presidía el entonces Instituto Electoral Veracruzano.

Sabida la orden del TEEV para removerlo del cargo, la oposición arreció sus baterías contra los integrantes de Consejo General.

Y lo han hecho bien, pues de origen el Ople ha padecido cuestionada integración. Ahí está el consejero presidente Alejandro Bonilla Bonilla, quien fue duramente cuestionado por su nombramiento, antes, durante y después de la decisión del INE, por allá de septiembre del año pasado, por la relación laboral que mantenía en la administración pública estatal.

El ruido en la conformación del Organismo Público Local Electoral de Veracruz no se registró solamente con Bonilla, sino también con el resto de los consejeros.
Iván Tenorio Hernández logró colarse al Consejo General porque Roberto Pérez, la propuesta original, fue echado del grupo de aspirantes por incumplimiento de un requisito legal.

Ahora con la decisión del TEEV los partidos han vuelto a acelerarse al grado de anunciar la posible solicitud de remoción de los consejeros del Ople que votaron por la ratificación de Moctezuma Lobato como secretario ejecutivo.
Está claro que con mucha dificultad conseguirán tumbarlos si así proceden los partidos con representación en el organismo, aunque lo lamentable serán las consecuencias sobre la credibilidad del Ople en este proceso electoral, el primero que organizan en la entidad.

Por eso es sabia la conseja popular: lo que mal empieza, mal termina. Al tiempo.

NO MARCHEN

Algunos alcaldes ven la tempestad y no se hincan. Como el de Emiliano Zapata, Daniel Olmos García, a quien no se le conoce una sola, una nada más, buena obra en su gobierno pero qué tal para andar en la grilla político-electoral. Resulta que en pleno día y horario laboral, Daniel Olmos le preparó tremenda bienvenida al precandidato del PAN-PRD al gobierno de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien tuvo un acto de campaña, ni siquiera de precampaña como está permitido, en la comunidad Carrizal. Daniel Olmos dispuso de recursos humanos y materiales para levantar un acto partidista y quedar bien con el abanderado del Estero. ¿Y si con ese mismo entusiasmo se pone a trabajar Daniel? Seguro, seguro, haría un papel decoroso, no como el de hasta ahora... Por cierto, a propósito de Miguel Ángel Yunes, ¿notó usted la afición a eso del espionaje que enseñó en una de sus conferencias de prensa del pasado jueves? Esos paneles estilo la película protagonizada por Will Smith, Enemigo público, con los trazos de calles y avenidas de la ciudad de Boca del Río, demuestran que si algo le fascina a Yunes es el alcance que tienen las nuevas tecnologías para perseguir a los que no comulgan con su forma de hacer política... Algo tiene la Universidad Veracruzana de sobra y es desbordado entusiasmo por reclamar lo que es justo. El Consejo Universitario General decidió ayer rechazar la oferta del gobierno de Veracruz sobre la autonomía presupuestaria del 3 por ciento anual, además de mantener el reclamo de pago de la deuda que supera los 2 mil millones de pesos y exigirle frenar cualquier modificación a la Ley del Instituto de Pensiones del Estado. También anunció la marcha multitudinaria en defensa de la UV para el próximo 10 de marzo en las distintas sedes de la máxima casa de estudios. Pero no solo eso, sino que también la rectora Sara Ladrón de Guevara deberá enviar diversas comunicaciones al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer, para que intervenga ante la Secretaría de Hacienda para que frenen los abusos del gobierno estatal. Si el gobernador Javier Duarte creía que los demonios habían sido superados, aguas, porque las movilizaciones anunciadas por la universidad lo van a traer en el ojo del huracán en los días que están por venir. La UV tiene alma, corazón, vida y algo así como 30 mil personas de la comunidad universitaria, sin contar simpatizantes de afuera, que harán todo por defender a la casa de estudios. El gobierno de Duarte no logra detener la bola de nieve que cada vez va creciendo más. Aguas... Orfis, Orfis, Orfis. El auditor general Lorenzo Antonio Portilla Vázquez no entiende que son los directivos los que le hacen daño a su administración. La asepsia no debe ser de pies, sino en la cabeza o, lo que es lo mismo, con quienes utilizan sus cargos directivos para campechanamente hacerse de recursos sin devengarlos. Luego les contamos otras diabluras... Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores