AÑO 11 VOLUMEN 3785

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Buganza, ¿y lo bronco?

J.M Pasado

* Buganza, ¿y lo bronco?

* El papa Francisco y la prensa

* Elmo mueve el tapete

Nadie, con un ápice de lógica y razón, creyó en la simulada aspiración de Gerardo Buganza Salmerón para contender por la Gubernatura de Veracruz con una candidatura independiente.

Su renuncia a bajarse de la contienda –si es que alguna vez estuvo arriba en serio— no fue más que el desenlace de la crónica de una muerte anunciada.

Acostumbrado a sus cartitas –así comunicó el corte a su militancia en el PAN al iniciar el 2010—, Buganza presumió 191 mil firmas de veracruzanos que daban su aval para que el Organismo Público Local Electoral (Ople) registrara su candidatura ciudadana.

Pero nada de eso fue real. Si el cordobés logró tantas rúbricas fue por el aparato oficial que le concedió las condiciones para ello. Pero en el momento que lo decidieron el Buggy se “desinfló”.

La carta de Buganza encendió las redes sociales. Algún usuario de Facebook escribió que Gerardo ni real competidor ni independiente fue en estos meses solo “un lacayo del aparato gubernamental”.

En efecto, se mantuvo hasta que en Palacio de Gobierno decidieron cerrarle la llave porque no garantizaba ni 200 mil votos como independiente, que igual restaría al PAN pero posiblemente también al PRI, lo que puso los focos en rojo en el war room de Héctor Yunes Landa, el más beneficiado con el anuncio de Buganza.

La determinación de tumbar al ¿bronco? Gerardo llegó cuando él mismo se había creído eso de la “independencia” y que capitales de altos vuelos estarían interesados en financiar su campaña.

Si hubiera tenido posibilidades reales, Gerardo Buganza hubiese radicalizado su discurso contra el gobierno estatal y el propio Javier Duarte, pero una evaluación fría de su intención de voto lo bajó al suelo y sucumbió en su tercer intento por ser gobernador de Veracruz, este último el más lejano de lo real que los dos anteriores.

Gerardo Buganza acabó por desnudarse y exponerse como uno más de esa mafia en el poder que criticó desde el primer día en que intentó desmarcarse del actual gobierno.

EL PAPA MEDIÁTICO

Hace 10 años, como arzobispo de Buenos Aires, el ahora papa Francisco, entonces cardenal Jorge Mario Bergoglio, habló sobre comunicación en una cena mensual de la Asociación de entidades periodísticas argentinas. A una semana de su visita a México, damos a continuación algunos pasajes de lo que dijo a los periodistas:

Ser comunicador no es meramente una función. Va más allá. Se enraiza en ese ámbito de la interioridad donde se gesta el proyecto de vida y se despliega a lo largo del camino de la existencia. Todo hombre y mujer es comunicador, pero ustedes lo son, además con especial dedicación.

Los comunicadores cuentan hoy con poderosos medios que les permiten llegar tanto muy lejos en el espacio como también muy profundo en el corazón de los hombres y mujeres de nuestros pueblos.

La comunicación social comienza en personas concretas y se dirige a personas concretas y, al establecer relaciones entre ellas, va formando el tejido social sobre el que se construye la vida en comunidad. La comunicación es más humana cuanto más ayuda a los hombres a ser más plenamente humanos, a expandir su capacidad de actuar, sentir y pensar con libertad, con alegría, con creatividad.

La calidad de la comunicación depende del amor. Quien ama y busca la verdad no permite que se la convierta en mercancía y no deja que se la tergiverse u oculte. Quien realmente se interesa por la verdad está siempre atento a las reacciones de quienes reciben la información, procura el diálogo, el punto de vista diferente. 

El que busca la verdad es humilde y sabe que es difícil hallarla en soledad. La verdad se encuentra con otros.

Falsificar la verdad nos aísla, nos separa, nos enfrenta. Buscarla nos une, nos acerca, nos aproxima y encontrarla nos llena de alegría y nos hermana.

La comunicación, planteada como un espacio comunitario de búsqueda de la verdad, genera bienestar y evita las agresiones. Se mueve entre los conflictos y las situaciones más difíciles sin agregar dramatismo e incomprensiones, con una actitud de respeto por las personas y las instituciones.

Cuando se busca la verdad, necesariamente se buscará el bien. La verdad y el bien se potencian entre sí. El buen comunicador no busca la verdad para dividir, enfrentar, agredir, descalificar, desintegrar, sino para el bien.

Verdad y bien van acompañados de la belleza. Pocas cosas hay más conmovedoramente humanas que la necesidad de belleza que tienen todos los corazones.

Algo grave e inhumano ocurre si en una comunidad se pierde el gusto por lo que es bello. Una señal de alarma aparece en el horizonte cuando la vulgaridad, la vanidad, lo chabacano, no son vistos tales, sino que pretenden reemplazar a la belleza. Se da entonces esa banalización de lo humano que termina siendo esencialmente degradante.

Los medios de comunicación han achicado el mundo, nos han acercado unos a otros. Esta proximidad nos puede ayudar a crecer o a desorientar. Los medios pueden recrear las cosas, informándonos sobre la realidad para ayudarnos en el discernimiento de nuestras opciones y decisiones o pueden crear por el contrario simulaciones virtuales, ilusiones fantasías y ficciones que también nos mueven a opciones de vida.

A ustedes se les plantea este desafío, a través de esa cercanía de la comunicación, de implantar la verdad, la bondad, la belleza que trascienden la coyuntura y que siembran humanidad en los corazones.

NO MARCHEN

Al ver al enmascarado luchador profesional Octagón en el Palacio Municipal, muchos creyeron que se trataría del “tapado” del alcalde Américo Zúñiga Martínez para alguna de las diputaciones locales de Xalapa; sin embargo, ayer la presencia del deportista se debió al reconocimiento que el Ayuntamiento le brindó por sus 30 años de trayectoria. Bien por la autoridad municipal al reconocer a xalapeños que se distinguen en sus actividades profesionales. Eso fortalece el orgullo xalapeño... Elmo, a propósito de tapados y destapados, sería una de las figuras políticas de la ciudad que le andan propinando esos toquecitos de bola al alcalde Américo con lo de su chiquisecretario Rodrigo Montoya. No hay que perder de vista que la ex no quiere dejar al garete lo que cree le pertenece, que son, dice ella, varias posiciones políticas a futuro. ¿No será que dentro del Cabildo alguien más cercano a la delegada busca brincar a la Legislatura?... Por calles y avenidas de amplia circulación en Xalapa y la conurbación Veracruz-Boca del Río siguen trepados los anuncios espectaculares de Gerardo Buganza con la leyenda: “Alerta, se viene algo más bronco para Veracruz”. Parafraseando al exvocero presidencial, lo que Buganza quiso decir es “... se vienen más broncas para Veracruz” y, vaya que sí, a este gobierno le ha pasado de todo... Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores