AÑO 17 VOLUMEN 4538

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

La Columna

-En la entrega-recepción se van a conocer los avances

Fanny Yépez

 



-Después de las elecciones, el país relajado, relajado

-Cuitláhuac García con más de un millón 600 mil votos

 En la entrega recepción se van a conocer los avances

Son 13 las secretarías de despacho, el Programa de Gobierno, la Coordinación General de Comunicación Social, Contraloría General y la oficina del Gobernador, las dependencias que aparecen en el organigrama principal del gobierno del estado de Veracruz.

Desde ahí se envían todas las señales para el funcionamiento de la maquinaria que debiera mantener en óptimas condiciones el desarrollo armonioso de toda la entidad, pero que lamentablemente no ha sido así.

Esas dependencias en breve tendrán que informar con detalle lo que hicieron en estos más de 18 meses, que hasta hoy lleva el gobierno actual.

Cuáles fueron los programas que aplicaron, como se gastaron esos presupuestos, cuantos beneficiados hubo, cuantas exportaciones de productos veracruzanos, cuántos empleos se generaron, cuantas inversiones llegaron, cómo creció el turismo, donde quedó el dinero de los bienes confiscados y así por el estilo serán las investigaciones que seguramente realizarán los auditores.

Eso es normal en cada cambio de gobierno, no es nada exagerado ni extraordinario, porque además es sano saber cuál es el estado que guarda la administración que entrega y a partir de ahí, hacer responsable a la que llega.

Derivado de esas 13 secretarías: SEGOB, SEFIPLAN, SEDESOL, SEV, SS, STPSP, SEDEMA, SEDARPA, PC, SECTUR, SIOP, SEDECOP y SSP se derivan muchas Subsecretarías y Direcciones Generales con responsabilidades específicas, que también están incluidas en este proceso de entrega-recepción.

Algunas personas han de imaginar que un gobierno de tan solo dos años no podría haber avanzado tanto, sin embargo, es importante recordar que los gobiernos estatales y el federal deben rendir un informe cada año, así es que desde el primer año están obligados a detallar que es lo que hicieron y darlo a conocer porque administran el dinero de todo un pueblo y no dinero propio.

Sencillamente tendrán que informar de lo poco o mucho que hicieron en cada una de esas dependencias, que por cierto, algunas hasta se nos habían olvidado por lo herméticas que permanecieron durante este tiempo.

Nadie debe juzgar a priori, debemos esperar a que entreguen cuentas y a partir de ahí poder analizar la importancia del trabajo realizado.

Corren dos versiones que son solo eso, versiones, una dice que el gobernador va a llevar a cabo giras intensas por todos los municipios, para continuar trabajando con obras y acciones hasta que llegue el último día de su mandato; la otra versión que dicen los compañeros, es que lo más probable es que solicite una licencia y no llegue hasta el final de su administración.

Lo que haga se respeta y será su decisión.

 Después de las elecciones, el país relajado, relajado

Platiqué con unos amigos mayores, con mucha experiencia en las actividades políticas y me pareció interesante un comentario que salió, mientras que saboreábamos un café y es que esas señoras y señores decían que los agoreros, habían advertido un mes antes de las elecciones, que el voto fuera razonado, porque si votábamos por Andrés Manuel López Obrador vendrían situaciones terribles que nos afectaría a todos.

Recordaron que había una amenaza para toda la sociedad, diciendo que habría una devaluación, se registrarían saqueos en los comercios, se llevarían a cabo manifestaciones diarias, se retirarían grandes capitales y afortunadamente nada de eso sucedió, para bien del pueblo mexicano.

Hoy ya terminaron las elecciones, pero todavía algunos muy resentidos, que se escudan diciendo que el “muro” es de su propiedad y que pueden escribir lo que les venga en gana, siguen haciendo comentarios adversos a pesar de que en unos días más el tabasqueño será reconocido como presidente electo, igual que los 9 gobernadores que obtuvieron la mayoría de votos (5 de ellos de Morena) y la vida en nuestro país y nuestro estado, debe continuar con miras a ser mejores cada día.

Por supuesto que existe la libertad de expresión y cada quien es libre de manifestar lo que mejor le parezca, pero las campañas ya pasaron y continuar “envenenando” a la opinión pública, en nada ayuda al verdadero desarrollo que tanto necesitamos en muchos renglones de la vida diaria.

Las elecciones en el marco democrático, dan el triunfo al que más convenció. Como en un partido de futbol, el que gana es porque tuvo más habilidad y reclamarle al concluir el juego, es mal visto; por el contrario, los profesionales se dan un abrazo con el que le dan reconocimiento al triunfador.

 Cuitláhuac García con más de un millón 600 mil votos

Hasta la hora de redactar esta Columna, el 99.97 de las casillas computadas, le daban el triunfo al candidato a la gubernatura por la coalición Juntos Haremos Historia de los partidos Morena, PES y PT, Cuitláhuac García Jiménez, con un millón 667 mil 055 votos.

Mientras que el candidato de “Por Veracruz al Frente” de los partidos PAN, PRD y MC obtuvo un millón 453 mil 626 votos.

De un total de 10 mil 595 actas se lograron computar 10 mil 592, por lo que se deduce que la diferencia que resulte al concluir el cómputo no va a variar mucho, en los resultados finales.

Entonces, ya a toro pasado, podemos observar que las encuestas que tanto fueron cuestionadas por los que se sentían afectados, si fueron muy aproximadas a los resultados finales, tal como lo mencionaban y explicaban en sus gráficas.

Es evidente que cuando esas investigaciones metodológicas no eran benéficas para algunos simpatizantes o militantes, de determinados partidos, sencillamente las desacreditaban y pude leer grandes discusiones en el Facebook, donde cada quien aportaba sus puntos de vista acerca de esas mediciones de la opinión pública.

Tal vez el comentario sobra ahora, pero dentro de tres años volveremos a tener el inicio de campañas y las encuestas volverán a presentarse. Así es que mucho ojo.