AÑO 11 VOLUMEN 3968

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

El Grito de Dolor… es

J.M Pasado

Javier Duarte se prepara para dar su último grito de Independencia en un escenario donde lo que menos puede esperar es la frialdad de quienes traicionó y el abucheo de la gente que acudirá a la Plaza Lerdo, atraída nada más por ver cantar a Espinosa Paz
Javier Duarte se prepara para dar su último grito de Independencia en un escenario donde lo que menos puede esperar es la frialdad de quienes traicionó y el abucheo de la gente que acudirá a la Plaza Lerdo, atraída nada más por ver cantar a Espinosa Paz.

A Duarte no le ha caído el veinte de que su gobierno fracasó, que como gobernador del Twitter le vinieron grandes las redes sociales y quienes le vendieron espejitos lo empinaron a la crítica más cruel pero bien gana, por lo que ya puede ir viendo los desastrosos resultados que obtuvo al final de su mandato, y eso que todavía le faltan 80 días.

No vamos lejos, ayer le quiso tentar el agua a los camotes para ver cómo andaba su nivel de aceptación con la gente y cuando acudió a las oficinas del Sistema de Administración Tributaria ( SAT), que se localizan en la esquina de Altamirano y Lucio, para realizar su cambio de domicilio, que llegan los taxistas a increparlo y exigirle que no permita el servicio de Uber en los municipios como Veracruz, Boca del Río y Coatzacoalcos.

Y como dice la canción del recién fallecido Juan Gabriel, “Pero qué necesidad…”, miren que exponerse incluso a que le propinaran un guamazo y hasta generar violencia porque el pueblo anda caliente e irritado por su mal gobierno. Ahora que, nos dicen que Duarte ya no escucha a nadie, que entró en una etapa de valemadrismo contra atacando por medio del Twitter a todo aquel personaje que lo critica por su pésima administración como gobernador.

Por ejemplo, Duarte aseguró que con Twitter “basta y sobra” para responder al auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, en torno a las denuncias que se han presentado en contra de su administración.

No hay semana que no cuestionen su gobierno. En el noticiario Despierta con Carlos Loret de Mola, le propinaron una santa exhibida con el reportaje de más de 4 mil trabajadores, en su mayoría maestros y burócratas, que fueron defraudados por el gobierno de Veracruz, al pedir créditos para adquirir aparatos electrodomésticos con descuentos a través de nómina para pagar a las empresas que prestaron ese servicio. Estamos hablando de mil 45 millones
de pesos.

Uno de los afectados, Intermercado, cuyo director de convenios de la empresa, Iván Gidi Blanchet, declaró al programa de Loret la deuda que tiene el gobierno de Duarte, pero como respuesta el mismo gobernador tuiteo que Gidi es secretario particular del gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien de inmediato aclaró que efectivamente hace 20 años fue su secretario particular pero que actualmente lo que los une es una amistad.

Fiel a su estilo, de un bárbaro cinismo, Javier Duarte a los problemas que enfrenta su gobierno le da la vuelta con evasivas y más aun negando pagos por presumir que son incondicionales del gobernador electo de Veracruz, algo ridículo para no hacer frente a sus compromisos.

Así que seguramente Javier Duarte, la noche del 15 de septiembre, dará su último grito de Independencia, un grito de Dolor… es, ante un escenario plagado de inseguridad, desempleo, quiebra financiera y cuestionado por la corrupción y la impunidad con la que se manejaron él y sus más cercanos colaboradores,
¿quiénes acompañarán a Javier Duarte en Palacio de Gobierno, si se ha quedado sin amigos y fieles colaboradores?

NO MARCHEN

Claro que a Miguel Ángel Yunes Linares ya no le asustan las brujas, pero que no le busque tres pies al gato con eso de hacerle al valiente. Los que se van están heridos de muerte, no es poca cosa perder la gubernatura y hay que evitar a toda costa que salga por ahí un pinche loco y arme balacera y media. Los que se van, en caso de un escenario de sangre, salen ganando porque difícilmente alguien los llevará a juicio para que regresen lo robado. Así que más vale calma en mano que valiente asustando brujas… Ahora resulta que el gobierno de Duarte, a través del secretario de Finanzas y Planeación, Antonio Gómez Pelegrín, confirmó que al final del actual sexenio es posible que no se solvente al 100 por ciento el pago a proveedores, a la Universidad Veracruzana y a todos con quienes la administración estatal mantiene adeudo. Hágame el recabrón favor, quien les entiende… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores