AÑO 11 VOLUMEN 4022

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Usted Dirá….

Flavino, si no puede, ¡renuncie!

Roberto Valerde García
*¡ Gracias a Dios ! Bienvenido a Casa.

 




¿Qué más nos podría pasar a los veracruzanos? Tuvimos cinco años y fracción al peor de los hampones como gobernador, él y su pandilla nos saquearon, se burlaron de nosotros, la delincuencia está fuera de control, todos los días hay muertos, desaparecidos, secuestros, no hay obras, no hay inversión, crece el desempleo, los ayuntamientos tampoco tienen dinero, nuestra capital un día está colapsada y al siguiente también. En medio de un clima social y político tan adverso, el hecho de que un gobernador interino renuncie sería un pecado pequeño, leve o como dirían los italianos <peccata minuta>.

Cuánta razón tuvo el empresario Alejandro Martí, padre del joven secuestrado y asesinado Fernando Martí cuando en un momento de hartazgo, enojo, impotencia, emplazó al Presidente, gobernadores, legisladores y al Poder Judicial de la Federación: “si no pueden, renuncien, pero no sigan ocupando las oficinas de gobierno, no sigan recibiendo un sueldo por no hacer nada. Eso también es corrupción”.

 


Y es que cuando escucho al gobernador interino Flavino Ríos Alvarado decir tan conchudamente que de haber sabido cómo estaba la situación en Veracruz no hubiera aceptado la gubernatura, como ciudadano veracruzano, con todo el respeto a su investidura, pero también con todas sus letras, yo le digo:: Flavino, si no puede, ¡¡mejor renuncie!!

Ya de quejas y lamentaciones estamos hasta el carajo y para ser sincero no se ve su trabajo por ningún lado, Veracruz está hundido en la ingobernabilidad. Hay gobernador, de membrete sí, pero no hay gobierno, control, mando, ni rumbo.

 


Quien haya imaginado que ser gobernador de un estado convulsionado como Veracruz,  sería como pasar un día de campo y que tan solo con nadar de muertito hasta el final de este triste y desafortunado sexenio, su nombre quedaría grabado en la historia del estado y del país, pues se equivocó.

Flavino es gobernador interino sí, pero no de ornato.. Al rendir protesta como tal, así haya sido por unos días, asumió toda la responsabilidad y compromiso, pero sobre todo juró guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución  del Estado Libre y Soberano de Veracruz de Ignacio de la Llave y las leyes que de ellas emanen y es el primero que las violenta.

 


Aceptar que sí le facilitó un helicóptero a Javier Duarte de Ochoa para que se fuera de Xalapa hacia Coatzacoalcos y absurdamente justificarse que “no sabía” que había orden de aprehensión contra el ex gobernador, es una falta muy grave aquí y en China, se llama encubrimiento, complicidad y lo menos que deben hacer las autoridades federales es abrir una investigación en contra del nativo de Minatitlán. Del fiscal amateco del estado Luis Ángel Bravo ya no espero nada, excepto que pronto le apliquen la ley a él mismo, pero ojalá que la PGR sí valore, sopese los hechos y actúe conforme a derecho.

Gobierno pobre, pobre gobierno, hoy lo confirmamos. El gobierno de Flavino Ríos tiene la fuerza de un agua mineral sin gas, en el gobierno federal le dieron la espalda, le negaron el apoyo; el gobernador electo Miguel Ángel Yunes Linares decidió suspender el proceso de entrega-recepción, los alcaldes del PAN y del PRD de todo el estado le exigen sus recursos para cerrar el ejercicio 2016 y lo mismo le han tomado el palacio de gobierno, la Casa Veracruz, bloquean calles y prenden fuego en los accesos de la tesorería estatal, mientras que los presidentes municipales del PRI de plano se fueron a la Ciudad de México buscando interlocución allá en el Senado y en Gobernación como diciendo sin decir, ¿para qué perder el tiempo en Xalapa con Flavino?

 


Ni Patricio Chirinos Calero, con fama de bebedor, dio tantos tumbos siendo gobernador como ahora lo hace Flavino Ríos, quien ahora nos dic que de haber sabido cómo estaba el horno, no nos hubiera hecho el favor de (des)gobernarnos, pero aún está a tiempo, quedan 21 días. Recibir un sueldo sin hacer nada también es corrupción, tanto como facilitarle la huida a un prófugo de la justicia, si no puede, mejor que renuncie, los escribí líneas arriba ¡ya nada peor nos puede pasar en Veracruz!