AÑO 12 VOLUMEN 4076

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

¡Cuidado con Morena!

J.M Pasado

El gobierno panista-perredista de Miguel Ángel Yunes Linares, por las circunstancias en que le heredaron el Estado, pero más aún por no cumplir las promesas de campaña de meter a la cárcel al exgobernador Javier Duarte de Ochoa, le puede costar que los electores le den la espalda en las urnas y pierda un gran número de alcaldías, incluyendo la de Boca del Río, bastión de los Yunes del Estero
La mesa electoral está más que puesta para que en las elecciones municipales de este año, logre la consolidación política para contender por la gubernatura de Veracruz en el 2018, con amplias posibilidades de triunfo.

Mucho se ha dicho sobre la actuación del partido de Andrés Manuel López Obrador, de que si fue o no apoyado desde las esferas del poder estatal (Duarte), lo cierto es que el Movimiento de Regeneración Nacional logró colarse al tercer lugar con su candidato Cuitláhuac García, con 809 mil 485 sufragios para el 26. 40 de porcentaje que lo hacen peligroso para las elecciones municipales, donde al PRI y al PAN les va a pegar fuerte el gasolinazo.

El gobierno panista-perredista de Miguel Ángel Yunes Linares, por las circunstancias en que le heredaron el Estado, pero más aún por no cumplir las promesas de campaña de meter a la cárcel al exgobernador Javier Duarte de Ochoa, le puede costar que los electores le den la espalda en las urnas y pierda un gran número de alcaldías, incluyendo la de Boca del Río, bastión de los Yunes del Estero.

Yunes sabe perfectamente que la elección para gobernador la ganó gracias a la coalición entre el PAN y el PRD, obteniendo 1 055 544 votos tan sólo el 34.40 del porcentaje, pero más aún por la irritación, el enojo y hartazgo que había en contra del mal gobierno de Javier Duarte y la promesa de llevarlo tras las rejas, acción que no ha sido ejecutada y que el pueblo de Veracruz sigue esperando que se haga realidad.

El mismo gobernador Yunes sabe que tiene que enderezar la nave política, que tiene que sumar y no restar para cristalizar su proyecto político a largo plazo. Es decir, ganar el mayor número de alcaldías para que en el 2018 pueda maniobrar y entregar la estafeta gubernamental a uno de sus hijos, en este caso a Miguel Ángel Yunes Márquez, pero para eso tiene que bajar del ring a Morena y la única forma es que no trascienda en las elecciones municipales que están en juego en este año. El PRI, que después de 85 años perdió la gubernatura, en estos momentos no es el rival a vencer porque el efecto Duarte lo tiene en la lona y quizá el fenómeno de la corrupción de los duartistas continúe para el 2018, al menos que suceda un milagro o una combinación de mal gobierno yunista y que el Movimiento de Regeneración Nacional no postule a buenos candidatos, sólo así el tricolor pueda dar color en este 2017 y en el 2018, pero se ve algo imposible de lograr.

¡Cuidado con Morena!

NO MARCHEN

Para atajar críticas por su pésimo papel como delegada federal de la Secretaría de Desarrollo social (Sedesol) Anilú Ingram Vallines se sacó de la manga una serie de denuncias que presentó ante la Fiscalía General del Estado (FGE) en contra de su antecesor, Marcelo Montiel Montiel, a quien protegió durante la gestión del corrupto Javier Duarte de Ochoa. Anilú siempre estuvo al servicio de Fidel
Herrera y luego de Javier Duarte de Ochoa, prueba de ello es la protección que le brindó a Marcelo, hasta que sintió que estaba en riesgo su puesto fue como se le fue encima al hombre de costumbres finas. ¿Por qué no lo denunció desde su llegada? Ingram Vallines ya no es bien vista al frente de la Sedesol en Veracruz y tiene que salir… Pese a la entrada de la Gendarmería a la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, el hampa sigue haciendo de las suyas. Ayer se presentó el tercer asalto bancario en lo que va del año en una sucursal del banco Santander, cuando dos sujetos armados con el rostro cubierto y armados con pistolas amagaron a una de las cajeras para despojarla de dinero en efectivo. Hasta la media noche no había detenidos. La inseguridad no cesa en esa zona y en general en gran parte del territorio veracruzano… El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares sigue recibiendo cheques, ahora por un total de 172 millones, 451 mil 080 pesos, cantidad recuperada como consecuencia de las denuncias y de la información proporcionada por el mismo Ejecutivo estatal. La entrega la hizo el procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade. Lo cierto es que lo que el pueblo de Veracruz desea es ver en la cárcel al exgobernador Javier Duarte de Ochoa y a sus cómplices por el daño que cometieron a millones de personas con actos de corrupción, pero tal parece son solapados desde las más altas esferas del poder (Los Pinos) al no haber voluntad para aprehender al prófugo exmandatario que poco a poco va orquestando su defensa y en una de esas ni siquiera llega a pisar un reclusorio del país porque forma parte de esa misma corrupción que tiene al país secuestrado… Acertada y muy responsable la declaración que hizo el alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, en torno al futuro de su partido el PRI, pidiendo sacudir el árbol. “Quien no tenga un interés de construir, de generar una oposición respetuosa, constructiva, crítica, analítica, una verdadera oposición de propuestas, realmente no tiene nada que hacer aquí”. A muchos le rezumbaron los oídos y seguramente han puesto barbas a remojar. No hay que perder de vista a Américo, quien forma parte de un grupo político que tiene todo para llevar las riendas de Revolucionario Institucional con miras a recuperar lo perdido en el 2018. Bien… Los transportistas del país andan que no los calienta ni el sol porque la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) presiona para que las organizaciones firmen un documento de apoyo al gobierno de Enrique Peña Nieto, relativa al ajuste y flexibilidad de los precios de los combustibles. La Amotac ya se negó a seguirle el juego perverso de los “acuerdos”, falta ver cuántos más se suman a la negativa. Se espera que sean muchos. El que presiona a la firma es Adrián del Mazo, director de autotransporte federal de la SCT donde despacha el discretito Gerardo Ruiz Esparza, del clan salinista… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores