AÑO 11 VOLUMEN 3815

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Periodismo, una feria de egos

J.M Pasado

* Periodismo, una feria de egos

* Ella con Marc, ellos damnificados

* Irresponsables con la UV

Salvador Camarena, columnista de El Financiero, presentó el jueves el libro La prensa que tenemos, de la autoría de Israel Roldán, subdirector de MARCHA.
En su mensaje, el reportero de esta casa editorial agradeció la presencia de Camarena y comentó así el libro:
“Valoro encarecidamente los aportes de Salvador a este libro que se incubó en la Ciudad de México pero siempre pensado como un aporte al periodismo regional, al que se practica en Veracruz.

Cuando planeábamos la presentación coincidía con Salvador en que deseábamos en que fuera un encuentro con periodistas; también con jóvenes que aspiran al ejercicio profesional en un corto tiempo. Salvador, creo que lo conseguimos porque en esta sala veo en su mayoría caras reconocidas por hacer este noble oficio.

Sobre La prensa que tenemos debo platicarles que hacer coincidir en el libro las entrevistas de estos ochos reconocidos periodistas fue tal vez sencillo, comparado con las dificultades que ellos me han platicado enfrenta el ejercicio periodístico.

Cada uno con visiones distintas han referido que el periodismo está tocado por un gremio desarticulado y desunido.

Le entro un poco al contenido:
David Aponte, periodista con el que inicia esta serie de entrevistas, escribía por aquellos días en que lo entrevistaba, ‘que en el gremio periodístico todos pelean contra todos, a quién le importa la libertad de expresión en esta feria de egos, a quién le interesa la seguridad de los colegas’.

Y en efecto, lo que revisa La prensa que tenemos son diferentes coyunturas en las que los medios de comunicación, sus directivos y sus periodistas han chocado por intereses ajenos al buen ejercicio periodístico.

Algunos de los que están en el libro, unos más pesimistas que otros, advierten que con mucha dificultad el periodismo se ajustará a controles éticos, mejores coberturas y contenidos en la prensa porque en este momento no hay siquiera intenciones de que los periodistas nos sentemos para coincidir en acuerdos que favorezcan la libertad de expresión.

Sobre esto mismo Homero Campa hace referencia al periodista español Ignacio Ramonet con aquel símil que plantea en su libro La tiranía de la información, en el que equiparaba la comida chatarra con la información periodística. Ya imaginarán ustedes el gran vericueto en el que Campa ve al oficio.

La buena noticia es que no todo está perdido. Ahí está la academia y hoy sé que hay muchos aspirantes a periodistas en este sitio, porque la academia trae fuerte empuje para formar destacados profesionales de los medios.

Solamente que ahí en la academia hay que estar bien atentos, pues como me ha dicho Raymundo Riva Palacio, ‘algo está pasando en la academia, sin saber exactamente qué ha ocurrido, tal vez falta un jalón de orejas a los estudiantes de periodismo y decirles que en este oficio hay que arrastrar el lápiz, sacrificarse, pagar derecho de piso’.

Como estas apreciaciones, quizá recomendaciones, hay muchas en el libro La prensa que tenemos que además aborda el tema de equidad de género en los medios con el trato de Maricarmen Fernández Chapou, Premio Nacional Rostros de la Discriminación Gilberto Rincón Gallardo en 2011.

Acá también están las reflexiones de Mario Campos sobre las plataformas digitales que han revolucionado la manera de presentar trabajos periodísticos; las de José Gil Olmos que enseña que es posible dignificar el periodismo con trabajos de investigación de largo alcance y las reflexiones de Jorge Villalpando, un periodista multimedia que volvía de Fukushima de cubrir la emergencia radiológica ocasionada por el Tsunami de 2011.

Al iniciar esta participación les platicaba que valoro la presentación de Salvador por varias razones. Pero hay una en particular: cuando nos sentamos a charlar en aquella su oficina de la W-Radio, lo primero que reflexionó fue sobre las condiciones tan distintas de ejercer el periodismo en las diferentes regiones del país.

Recordarás que me decías que ‘no hay uniformidad por varios motivos: el más evidente, el de la seguridad, pero no el único; ahí están aún las prácticas vigentes de gobernantes que en el ámbito estatal aún obstaculizan con efectividad los intentos de periodismo independiente’.

Pues justamente este proyecto del libro La prensa que tenemos es un esfuerzo por mejorar la práctica de este oficio. La entrevista con Camarena no solamente está cargada de su experiencia profesional acumulada sino de una máxima que todos los periodistas debemos siempre procurar: no renunciar ‘a ese privilegio que la sociedad nos da para ser interlocutores, intermediarios, entre la clase que representa al poder y la ciudadanía’.

De eso, mucho sabe Salvador Camarena, quien junto con el equipo de Carmen Aristegui fue sacado del aire hace casi un año por hacer periodismo por el que, como dijo Carmen, en lugar de premiarlos, fueron castigados por los concesionarios de MVS Radio, aunque no por eso han dejado de ser reconocidos por la audiencia”.
¡Enhorabuena!

¿QUÉ PASA CON LA INFLUENZA?

Ante los alarmantes rumores de una mortandad en Xalapa por la epidemia de influenza, de inusitada severidad, un funcionario del Sector Salud que nos merece confianza asegura que solo han habido ocho muertes, una de las cuales era persona muy mayor y todas habían acudido al hospital tardíamente, cuando la enfermedad ya estaba muy arraigada.

Cuando se le informó que neumólogos particulares inducían a la gente a vacunarse, explicó que las empresas farmacéuticas apuestan generalmente al temor del público para aumentar sus ventas y sus correspondientes ganancias, pero que las vacunas se recomiendan solo para los niños y los ancianos.

Las medidas preventivas usuales son lavarse bien las manos con agua y jabón antes de comer, después de ir al baño y al regresar a sus casas, así como evitar las aglomeraciones, hasta donde esto es posible y cuidar que los sospechosos de estar enfermos dejen de asistir a clases o a sus trabajos, para no empeorar ni diseminar los gérmenes.

Dijo que había otros medicamentos más baratos que el tamiflu y que se daría información de dónde obtenerlo.

Lo que ocurre con la industria farmacéutica es una inmensa guerra de intereses económicos, pues significa la venta de cientos de millones de dólares o euros.

NO MARCHEN

Lo que les hace falta a estos del gabinete duartista son varios jalones de oreja y una pizca de vergüenza. Resulta que mientras en la zona centro de la entidad la surada hacía de las suyas causando daños en 84 municipios, en donde al menos 8 mil 500 viviendas resultaron dañadas y 43 mil personas damnificadas, pues la señora secretaria de Protección Civil, Yolanda Gutiérrez Carlín, bailaba las canciones más pegajosas del boricua Marc Anthony. Con razón a Bolita Yaya se le notaba inquieta en la reunión del Consejo Estatal de Protección Civil a la que convocó Javier Duarte la tarde del jueves. Y uno creyendo que era por lo preocupada que estaba por los afectados... No se vale decirle a la Universidad Veracruzana que sería irresponsable conceder sus demandas cuando ya la dejaron sin presupuesto, integrado con recursos fiscales y subsidios federales. Eso no es muestra de mucha responsabilidad... Nos vemos el lunes.


 


Página Principal

Artículos Anteriores