AÑO 17 VOLUMEN 4208

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Comentario Exprés

La “cruda moral” de los policías

Felipe Mendiola Parra

 

Señor policía:
La “cruda moral” que sigue usted viviendo debe ser muy grande.
Golpear a inocentes e indefensas mujeres que solo pedían agua, para resolver las necesidades de su familia, debe ser una loza que cargan en la espalda, que les debe atormentar cuando ven esas fotografías de rostros desfigurados por los golpes que ustedes les propinaron.

Macanas y botas con casquillo fueron las que estamparon sobre la humanidad de esas personas, que en su desesperación pedían el apoyo de las autoridades, para conseguir que les conectaran el agua potable a sus domicilios, en la colonia Costa Dorada.

Si usted no es policía de otro estado, como Puebla, por ejemplo, sabrá que golpeó a sus paisanas que hasta podrían ser sus familiares.

Fueron golpes a sus hermanas veracruzanas que reclamaban lo justo, es decir, pedían justicia y a cambio recibieron golpes de la policía.

Que obstruyeron las vías de comunicación dijeron las autoridades para justificar esa agresión, pero las “obligaron” a cometer ese delito y es por eso que ustedes las tuvieron a merced, eran carne de cañón.

Y habrá quien diga que les fue bien porque les pudieron disparar para desbaratar esa manifestación.

Es sabido de todos que se han incrementado los índices de delincuencia en Veracruz, que hay muchos que son verdaderamente delincuentes y que en cada fechoría que cometen, seguramente lo celebran porque difícilmente se ve la intervención de los cuerpos policiacos, debido a que cuando llegan ya todo pasó, ya cometieron el asalto o ya cometieron otro delito.

Qué ironía, a esos delincuentes no les hacen nada y a estas inocentes señoras les dejan caer el peso de la ley con la macana.

Me queda claro que ustedes solamente obedecen las órdenes que les da su jefe inmediato; que ese también recibe órdenes superiores y a ese le dan instrucciones de más arriba y así el escalón de mandos, hasta llegar hasta muy arriba. De otra forma no se explica cómo puede pasar esto, que nos duele a muchos ciudadanos y nos exhibe como un estado inmerso en la violencia oficial y callejera.

Señor policía, entiendo que ese es su trabajo y por lastimar su conciencia le debieran pagar más, mucho más, porque estoy seguro que muchas de esas golpizas, como la que le dieron también a los priistas el día 30 de mayo, cuando se manifestaron en las oficinas del Organismo Público Local Electoral, las hacen en contra de su voluntad. Pero ni modo, así es la chamba y hay que cumplirla.

Página Principal
Artículos Anteriores