AÑO 17 VOLUMEN 4128

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Cien días de soledad

J.M Pasado

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, tiene razón cuando dice ahora que cien días son muy pocos para bajar el nivel de la inseguridad en el Estado. Pero nadie se lo pidió. Él se hizo campeón en la materia después de 25 años de experiencia tanto en el Estado como en la Federación. Desde luego, nadie le recordó las pifias que entonces tuvo
El presidente Franklin Delano Roosevelt implantó la costumbre de fijar cien días de plazo para tener la primera impresión de la calidad de gobierno que se tenía.

El gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, tiene razón cuando dice ahora que cien días son muy pocos para bajar el nivel de la inseguridad en el Estado. Pero nadie se lo pidió. Él se hizo campeón en la materia después de 25 años de experiencia tanto en el Estado como en la Federación. Desde luego, nadie le recordó las pifias que entonces tuvo.

En Veracruz, con el florecimiento del robo de autos, la extorsión carcelaria y la represión política disfrazada de lucha contra el crimen. En la República, cuando fue subsecretario encargado del sistema carcelario, con las fugas del “Chapo” Guzmán -ocurrida unas semanas después de que dejó el cargo, pero con todos los funcionarios de su equipo en sus puestos, con la operación ya lista-.

Con la misma nómina ha transitado Yunes de un puesto a otro y de un partido a otro. Funciona como una maquinaria muy bien lubricada, la de servicio de su patrón, que parece dar mejores resultados cuando no tiene cargo oficial, como cuando dice que antes de tomar posesión como gobernador obtuvo el reintegro de una piscacha de los cientos de miles de millones de pesos que se llevaron “La Nauyaca” Fidel Herrera y “La Marrana” Javier Duarte de Ochoa. Dinero de los veracruzanos.

A menos que el mérito de la recuperación haya sido cedido a Yunes por su amigo Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, no se explica cómo un abogado como Yunes pudo actuar al margen de la ley en este caso, si es que así fue.

Empeñado en llenar cuadernos con la frasecita "Sí merezco la Presidencia", como enseñó la First Lady Karime Macías de Duarte, el “pejelagarto” Andrés Manuel López Obrador -que a tiempo invirtió el nombre que le pusieron sus padres, Manuel Andrés, para que todas sus iniciales no produjeran MALO- se enreda en un fandango de dimes y diretes con el experto en ese intercambio digno de “Dos Tipos de Cuidado” -Jorge Negrete y Pedro Infante- Miguel Ángel Yunes Linares. Su biografía está llena de ejemplos similares, con frases ricas en adjetivos denigrantes y ayunas de ideas o propuestas.

Tampoco hay cambios en empleo ni en obras públicas en este gobierno dizque del PAN en el que abundan priistas y algún desbalagado panista y uno o dos perdidos perredistas. Véanlos en los medios: Rogelio Franco, Enrique Pérez, Téllez Marié, Irán Suárez, Mario Marín -que reparte credenciales y metralletas a sus cuates, como Óscar Fernández sostiene.

Cien días son casi el 15 por ciento de los 729 días del término de esta administración de ajuste electoral. Faltan 629. Apuntamos y contamos.

EL TIRO POR LA CULATA

Si Miguel Ángel Yunes Linares pensó que con la detención del exgobernador interino Flavino Ríos Alvarado iba a frenar la oleada de críticas por sus desastrosos cien días, ya vio que se equivocó y le llovió sobre mojado.

No es que “El Chino” Ríos sea santo de nuestra devoción, también tiene sus pecaditos al formar parte de un gobierno corrupto como el de Javier Duarte de Ochoa, pero la gente ya no se chupa el dedo y la aprehensión de Flavino fue considerada como una cortina de humo.

De gira por
Veracruz, el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la detención de Flavino Ríos Alvarado no es más que propaganda electorera del Gobierno del Estado”, además precisó que Yunes es igual que Duarte: se presenta como justiciero, pero acaba de apoyar para que sea candidato del PAN a presidente municipal de Pánuco al que fue contralor de Duarte.

Mientras que el exgobernador interino de Veracruz y actual coordinador nacional del partido político Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, publicó en su cuenta oficial de Twitter: “Aberración jurídica la detención de Flavino Ríos. En lugar de gobernar Yunes prefiere circo y actos de pirotecnia. Cortado por la misma tijera”.

El exgobernador interino de Veracruz, Flavino Ríos, acusado de los delitos de abuso de autoridad, tráfico de influencias y encubrimiento por favorecimiento, recibió un año de prisión preventiva en el Centro de Readaptación Social de Pacho Viejo, con lo que se esfuma toda esperanza de salir libre bajo fianza como el mismo detenido había declarado aun estando preso en el Ministerio Público, quien consideró su arresto como una situación política.

Claro que no se puede esperar menos del “justiciero” Yunes, como bien lo describió Andrés Manuel. En el sexenio de Patricio Chirinos Calero, inició una “cacería de brujas” contra dantistas, encarcelando al mismo Dante Delgado, Gerardo Poo Ulibarri y Porfirio Serrano Amador. Ésa es la especialidad de la casa yunista.

El pueblo de Veracruz quiere ver en la cárcel al ladrón Javier Duarte de Ochoa, no al que le facilitó el helicóptero presuntamente para huir. El pueblo veracruzano quiere ver en la cárcel a los duartistas que tomaron parte en el saqueo de las arcas estatales, que se sepa, Flavino no dispuso de dinero cuando estuvo al frente de la Secretaría de Gobierno.

Ante la incompetencia de gobernar, es más fácil colocar cortinas de humo, aunque dicho sea de paso, nada, absolutamente nada le ha salido bien a Miguel Ángel Yunes Linares, aun contando con el apoyo del mismo presidente Enrique Peña Nieto y del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Por cierto, las ejecuciones y el tiradero de cadáveres siguen a la alza en todo Veracruz.

NO MARCHEN

Ya se dio cuenta Yunes que los distractores, las cortinas de humo y las faramallas de “justiciero”, como la detención de Flavino, no le sirvieron, tiene que ir pensando en cambiar a varios de sus ineptos colaboradores principalmente del área de seguridad, que no más no dan una. Yunes también ya se dio cuenta que no puede ser todólogo, que si sigue pensando que “El Estado soy yo”, el resultado de las elecciones municipales en puerta será un desastroso descalabro para la alianza PAN-PRD, cuyos dirigentes y militancia ya se empiezan a cansar de las pifias del señor Miguel Ángel… Veracruz tiene en Jorge Winckler a un fiscal muy enano, que toma a broma la aplicación de la justicia, que ofrece pizzas de su cadena de negocios a quien le haga bulling, que no atiende a los familiares de los desaparecidos, por lo que han exigido su renuncia; sin embargo, como respuesta, el mismo gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, a través de las redes social, le reitera su apoyo. Es como pedirle peras al Olmo… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores