AÑO 18 VOLUMEN 5162

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

 

Desinfectan Catedral y Basílica para Reabrir el 20 de Julio

Excélsior

*A través de un comunicado, se informó que del 14 al 16 de julio se verifican los protocolos de sanitización en templos; párrocos se someterá a prueba covid

CIUDAD DE MÉXICO.- Através de un comunicado el cardenal Carlos Aguiar Retes informó sobre el protocolo a seguir para la reapertura tentativa de iglesias en la Ciudad de México el próximo 20 de julio.

La atención y cuidado que debemos tener con el Pueblo de Dios nos han llevado a postergar la fecha para retomar actividades normales en parroquias, tanto litúrgicas como catequéticas y evangelizadoras”, se informa.

Se lee que con la información que tienen de las autoridades sanitarias y en colaboración con el Gobierno de la Ciudad de México, “seguimos viendo el lunes 20 de julio como fecha probable para iniciar las actividades con presencia física… con gradualidad, responsabilidad y en consonancia con el semáforo de riesgo epidemiológico”.

En orden a un proceso de retorno que nos brinde mayor seguridad, se indicó:

  • Desde hoy y hasta el próximo jueves (14 al 16 de julio), se verificarán los protocolos de sanitización en los templos que presentan una mayor afluencia de fieles, particularmente la Catedral Metropolitana, la Basílica de Guadalupe, las sedes litúrgicas de las vicarías territoriales y el templo de San Hipólito.
  • La gradualidad del retorno a las actividades la marcará, además, el resultado negativo de los exámenes de Covid-19 que actualmente se están aplicando a los párrocos, rectores y capellanes que están al frente de las comunidades.
  • En caso de que alguien dé resultado positivo a la prueba realizada, deberá seguir los protocolos sanitarios necesarios: aislamiento, seguimiento médico, y mantener cerrado el templo que atiende, hasta que cumpla con el tiempo recomendado por el personal médico.

Se señala, además, que ningún presbítero está ni autorizado ni obligado a abrir el templo que atiende, sin antes haberse realizado la prueba.

Todos nuestros feligreses esperan de nosotros el mejor servicio, y estoy seguro que son ellos los primeros en querer ver a sus ministros sanos, y bien dispuestos para la atención pastoral”.