AÑO 11 VOLUMEN 4000

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Muerto el perro se acaba la rabia

J.M Pasado

El doctor Flavino Ríos Alvarado tiene 46 días para recomponer el tejido social –el económico, salvo un milagro— de todo un pueblo que está dolido por la forma en que Javier Duarte condujo los destinos de Veracruz.
Ficha roja para el Sapo Sandoval
Atrapó la PGR a puro charalito

El doctor Flavino Ríos Alvarado tiene 46 días para recomponer el tejido social –el económico, salvo un milagro— de todo un pueblo que está dolido por la forma en que Javier Duarte condujo los destinos de Veracruz, estado al que llevó a la quiebra financiera, a la inseguridad y al saqueo de los recursos públicos por parte del grupo que comandó en estos casi seis años.

La pregunta de los 64 mil millones la hacemos todos los veracruzanos, casi 8 millones: ¿de qué chinga’os nos sirvió que Duarte haya pedido licencia al Congreso para separarse del cargo de gobernador? Lo que el pueblo quiere es que esos presuntos delincuentes de cuello blanco regresen lo que se llevaron, que fue mucho.

Reza por ahí un dicho popular que muerto el perro se acaba la rabia, pero el doctor Flavino Ríos no debe cantar victoria, pues la gente, los jubilados, los maestros, los campesinos, los empresarios, están encanijados y con justa razón cuando llevan años mendingando sus respectivos pagos y no caen en sus cuentas.

El notario de Minatitlán, Ríos Alvarado, quien fue impulsado por la mano amiga del exgobernador Miguel Alemán Velazco, a partir de que rindió protesta como gobernador interino o sustituto trabaja contrarreloj y ya por lo pronto ayer logró calmar los ánimos caldeados de manifestación y amenaza de bloqueo de los empleados del Poder judicial, que como se ve ya rebasaron al mismo Alberto Sosa Hernández, quien en un dos por tres acabó con su capital político y su imagen de buen negociador y abogado por los sindicalizados del TSJE que no oyeron razones del sureño.

En los peores momentos, Flavino Ríos se la jugó, incluso, se echó a cuestas el tiro de la golpiza a los jubilados, cuando hacia al interior del gobierno duartista todo mundo sabía que la orden la había dado Arturo Bermúdez Zurita, quien es otro de los exsecretarios que tendrá que enfrentar a la justicia para demostrar que el emporio de bienes raíces, negocios y dinero en efectivo es producto de sus empresas, que por cierto, las presume en sociedad con Sergio Maya Alemán, el sobrino de Miguel Alemán, quien por desgracia lo trajo a trabajar a Veracruz, primero como carga maletas y después lo recogió Duarte, allá en la Secretaría de Finanzas y Planeación, para manejar el dinero por debajo del agua.

Son 46 días en los que Flavino tendrá que trabajar día y noche, pero para que el tiro le salga bien, tiene que contar con el apoyo de Los Pinos, desde donde le pueden bajar recursos económicos para cumplir con los compromisos de años y reactivar la economía del estado.

Vamos a ver de qué está hecho el señor Flavino.

FLAVINO

La sustitución de Javier Duarte por Flavino Ríos Alvarado, político con experiencia, buenos modos y una variada red de relaciones con la sociedad y los poderes federales, ofrece una perspectiva de cambio pacífico y civilizado con Miguel Ángel Yunes Linares, el gobernador electo de Veracruz.

Flavino trabajó con Duarte, pero tiene su propia historia y está consciente de que su responsabilidad mayor es servir a Veracruz, y a nadie más.

Ello será posible en la medida en que los veracruzanos asumamos una actitud de cooperación para darle la oportunidad de aprovechar los 46 días que le tocaron de ejercer el Poder Ejecutivo local.

Duarte no fue víctima de ninguna conjura. Dejó sin recursos a la Universidad, dispuso de los fondos de pensiones, no pagó a los proveedores y constructores, permitió el desplome de la infraestructura y los servicios públicos, se agudizó la inseguridad, prosperó la corrupción,
descuidó el gobierno, heredó déficit en todos los rubros y favoreció el escandaloso enriquecimiento de sus amigos, allegados y parientes. No sólo lo acusó Yunes, también la Auditoría Superior de la Federación y las miles de personas que se congregaban públicamente ante el Palacio de Gobierno y las secretarías del Ejecutivo en demanda de lo que era suyo.

Con el apoyo federal, Flavino restablecerá el orden administrativo y algo de la dignidad perdida en los dos últimos sexenios. Eso esperamos.

NO MARCHEN

Javier Duarte fue llamado con urgencia a la ciudad de México, por lo que la mañana de ayer jueves voló a la capital del país, siempre acompañado por su fiel escudero Alberto Silva Ramos, quien como asesor lo terminó de hundir en los últimos meses en que pudo haber recompuesto relaciones y tejido social; pero bueno, eso ya es otra historia, ahora la actual es que Duarte tiene que enfrentar a la justicia para “limpiar” su honor y el de su familia… Premio de consolacióna Polo Pascasio. Al amigo de Duarte en tiempos estudiantiles le tocará bajar la cortina de la Coordinación General de Comunicación Social, dependencia que dirige desde ya varios meses en ausencia de “El Cisne”… Bien dicen que no hay mal que dure cien años. La tarde de este jueves, el director de Administración de la Secretaría de Salud de Veracruz Ricardo “El Sapo” Sandoval Aguilar, presentó su renuncia a la dependencia para enfrentar las denuncias formales que caen sobre su persona, por autorizar presuntamente la compra de medicamentos caducos para el Centro Estatal de Cancerología. Sobre el ahijado de Benítez (no el secretario, aclaro) pesan muchas corruptelas, una de ellas es que junto con los Ruiz, del puerto de Veracruz, beneficiados con la lavandería de la ropa de cama de los hospitales de ese municipio, pesaban la ropa mojada para obtener más recursos y sangrar a la dependencia donde hay mucho dinero que no se ha podido comprobar. Uno de los más contentos y felices debe ser Juan Antonio Nemi Dib, quien durante su gestión corrió a Sandoval por sus pillerías, pero por órdenes de Javier Duarte lo volvieron a restituir para continuar con la estela de tranzas que venía realizando desde el sexenio de Fidel Herrera Beltrán… Ahora sí que se la jaló y de a feo la Procuraduría General de la República (PGR) anunciando con bombo y platillo la detención de ocho personas relacionadas con las empresas fantasma de Veracruz. En un comunicado anunció la detención de Victoriano Benítez Márquez, una persona que aparece como socia y representante legal de dos de las 33 empresas fantasmas que recibieron contratos millonarios de la administración del gobernador Javier Duarte. Junto con Benítez cayeron otras siete personas. La PGR vino a Veracruz a pescar puro charal y nada de peces gordos, esos ya andan huyendo. Esperemos que en el devenir de los días caigan los cerebros de este millonario saqueo que involucra a muchos funcionarios duartistas… Miguel Ángel Yunes, gobernador electo de Veracruz, le sacó al parche para ir a debatir en la televisión con Javier Duarte, ambos señalados de presunta corrupción, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. El panista le recomendó a Duarte debatir con el personal del Ministerio Público. Vaya telenovela que nos estamos aventando en el Canal de las Estrellas. Por cierto que las declaraciones de Yunes, de que a partir de diciembre iba a cimbrar México porque había llegado a la médula de la corrupción de Duarte y sus beneficiarios, no cayeron nada bien. Dicen que Miguel Ángel se anda amarrando el dedo por si no llega a rendir protesta el próximo 1 de diciembre… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores