AÑO 11 VOLUMEN 4053

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Justos por pecadores

J.M Pasado

Ojalá y en todo esta maraña de fobias y venganzas entre grupos políticos, no paguen justos por pecadores, aunque ya lo declaró el gobernador Yunes Linares, que no hay despidos masivos en las dependencias de gobierno estatal, hay quienes aseguran que si sobre todo con el personal de contrato con antigüedad hasta de 20 años
Han transcurrido ya dos meses de la fuga de Javier Duarte de Ochoa, sin que ni siquiera la oferta de la Procuraduría General de la República (PGR) de 15 millones de pesos, haya sido atractiva para aprehender al ex gobernador acusado de los delitos de delincuencia organizada y lavado de dinero.

Muchos aseguran que Duarte, se encuentra en un rancho propiedad de un ex delegado federal y ex alcalde de Coatzacoalcos, en Brasil. Otros dicen que lo tienen en Campo Marte, bajo resguardo para lo que se ofrezca cuando se presente otro más de los escándalos en Los Pinos, algo así como cortina de humo. Hasta el momento ni lo uno ni lo otro, por lo que se vislumbra que el mentado Javidu, pasará unas alegres fiestas decembrinas contrario a los de millones de veracruzanos que dejó en la completa bancarrota.

Hasta el momento, Duarte, es el único que cargó con el muertito de la corrupción y el desvío de recursos, porque dos de sus cómplices, el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita y el ex secretario del Trabajo, Gabriel Deantes Ramos, han sido acusados, el primero de tráfico de influencias, y el segundo de enriquecimiento ilícito, delitos que, con el nuevo sistema de Justicia Penal, alcanzan fianza y gozan de libertad.

El resto, Juan Manuel del Castillo, Vicente Benítez González, Tarek Abdalá, Alberto Silva Ramos y Jorge Carvallo Delfín, gozan de impunidad y aunque se les ha señalado mediáticamente su participación en la corrupción y desvío de recursos del erario veracruzano, andan libres como palomitas brincando de contento en sus respectivas cámaras legislativas, gracias al fuero constitucional que protege a estos presuntos delincuentes de cuello blanco.

La promesa de campaña al pueblo veracruzano del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, es meterlos a la cárcel y obligarlos a que regresen todo lo que se robaron, pero ya se vio que eso no será nada sencillo porque una parte del poder político de este país protege a los Duarte (Veracruz y Chihuahua) a Borge, de Quintana Roo, y por supuesto a toda su banda de ladrones que resguardan sus fortunas mal habidas para que una vez pasando la tempestad se las devuelvan rechinando de limpias.

Así que los veracruzanos deben irse haciendo a la idea de que la banda comandada por Duarte, no caerá en la cárcel y que al paso de los años si no es que en la próxima contienda electoral municipal serán abanderados por otros partidos políticos para seguir mamando del presupuesto de los veracruzanos. Ya por ahí se escucha que El Cisne, será postulado por MORENA para alcalde de Tuxpan, municipio que dejó endeudado con más de 600 millones de pesos.

Ojalá y en todo esta maraña de fobias y venganzas entre grupos políticos, no paguen justos por pecadores, aunque ya lo declaró el gobernador Yunes Linares, que no hay despidos masivos en las dependencias de gobierno estatal, hay quienes aseguran que si sobre todo con el personal de contrato con antigüedad hasta de 20 años.

Mientras los verdaderos ladrones, los que cargaron con las maletas de dinero, esos gozan de cabal impunidad y a lo más han sido llamados a rendir cuentas en el esquema del nuevo sistema de justicia penal, que les da el derecho de defenderse en libertad.

No se vale.

¿ROMPIMIENTO CON PEÑA?

Miguel Ángel Yunes, decidió darse un relax, un bañito de pueblo caminando por las calles de la
capital veracruzana, saludando a la gente que le pedían tomarse las selfies, estrechar su mano y darle ánimo. Ojalá y le haya servido para bajar presión.

Ahí fue abordado por los reporteros y dijo que no habría ninguna ruptura con el presidente Enrique Peña Nieto en caso de que Veracruz decidiera desincorporarse fiscalmente, propuesta original que planteó el panista-priista Gerardo Buganza Salmerón.

Sin embargo, con quien sí anda molesto el gobernador veracruzano es con el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, a quien acusa de “estar politizando los recursos, a Oaxaca le está dando recursos (mil millones de pesos para pago de maestros de la CNTE), al Estado de México le están dando recursos y a nosotros simplemente nos dicen que no”.

Explicó que su gobierno ha solicitado reiteradamente a la Federación el apoyo de recursos, la misma cantidad de veces el gobierno federal se ha negado, eso, pese a las instrucciones del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, el secretario de Hacienda y Crédito Público simplemente “no ha cumplido”.

La esperanza muere a lo último y Yunes Linares, espera tener alguna respuesta por parte del grupo de personas que tienen gestionando en la Ciudad de México, porque urgen 7 mil millones de pesos para salir con los compromisos de diciembre.

La pregunta es ¿Y en caso de que haya ruptura?. Para donde vamos a jalar ya sin el apoyo de la Federación. Los sesudos analistas dicen que no es conveniente separarse.

NO MARCHEN

Este lunes escuchábamos al presidente Enrique Peña Nieto, en un acto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) presumir que este año su gobierno generó un millón de empleos y que en lo que va de su administración presume la creación de 2 millones, pero la realidad es otra. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHYCP) acaba de despedir en el sur de Veracruz, a 140 empleados del Servicio Postal Mexicano (carteros) con antigüedad de más de diez años y aunque recibieron su liquidación conforme a derecho, van a pasar una amarga Navidad y peor aun el inicio del 2017. Por cierto, que se critica tanto a los medios de comunicación veracruzanos, pero debería preocupar más, el agudo desempleo que priva entre la clase reporteril por el cierre de empresas de la comunicación, eso a nadie le importa… Quienes no quieran reconocer que el PRI veracruzano anda arrastrando la cobija, en el pecado llevarán la penitencia. La renuncia de Octavio Pérez Garay, no es otra cosa que la crisis que hay hacia el interior de un partido político plagado de políticos que ya pasaron de moda pero que pretenden seguir buscando cargos de elección popular y sangrando las finanzas del mismo tricolor. Dice Tavo Pérez que “El PRI perdió el rumbo y la culpa fue de su dirigencia que no hizo nada por impedirlo, es más, se trato de una “eutanasia anunciada”. ¡Sopas!...Ya lo habíacomentado el periodista Raymundo Jiménez, en su columna Al Pie de la Letra, que no era posible reducir el número de ediles en 95 ayuntamientos veracruzanos, eso lo confirmo el presidente de la Comisión de Hacienda Municipal, Carlos Antonio Morales Guevara, simple y sencillamente porque los tiempos legales para tomar esa medida ya se cumplieron. Así que el exhorto que realizó el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, no próspero, al menos no, por este proceso electoral. Tan tan…Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores