AÑO 11 VOLUMEN 3818

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Focos rojos

J.M Pasado

* Focos rojos

* Pepe y Erika dan la cara

* Desalojo en Torre Olmo

Las actuaciones que ha tenido la policía de Arturo Bermúdez Zurita, llámese Policía Estatal o Fuerza Civil, no son confiables para el Partido Acción Nacional que pide la presencia del Ejército y la Marina para cuidar el proceso electoral del próximo 5 de junio.

No se descarta que a la voz del PAN se sumen las de otros partidos políticos que tienen antecedentes de lo que ha sido la actuación de la Policía Estatal en época electoral, que no es otra que represión y amenazas en contra de los actores políticos.

Siempre se ha dicho que el PRI ha venido ganando elecciones como las pasadas para diputados federales porque ha invertido carretilladas de dinero y a través de la Policía Estatal, que es la que tiene la operación electoral, han intimidado a los candidatos opositores y han sembrado el miedo para que la gente no salga a votar.

Dice el dirigente estatal del PAN, José de Jesús Mancha Alarcón, que no se puede confiar en una policía que comete desapariciones forzadas y precisó que en los 30 distritos electorales que componen la geografía electoral de la entidad hay focos rojos, “no hay uno solo en el que no haya inseguridad, secuestros y levantones”.

No cabe duda que la burra no era arisca hasta que le dieron de palos y en el caso de Acción Nacional ya aprendió cómo trabajan los priistas y sobre todo el gobierno de Javier Duarte, por lo que piden mayor seguridad y mejor vigilancia de las elecciones pero con las fuerzas castrenses porque no confían en la Policía del general sin estrellas, Arturo Bermúdez Zurita.

Falta ver si la Federación autoriza que los comicios del próximo 5 de junio sean vigilados por la Marina-Armada de México y por elementos del Ejército.

NO MARCHEN

Tal vez en el PRI-gobierno no se han dado cuenta de que en el Senado de la República es el único sitio en el que los priistas veracruzanos están haciendo bien las cosas, lo que abona a cualquier intento del partido y del mismo Ejecutivo por mantener la Gubernatura. En la Cámara alta, tanto José Yunes como Erika Ayala no bajan el ritmo de gestión y trabajo político a pesar de que sus correligionarios en esta aldea llamada Veracruz se enfrentan por las elecciones en puerta; mientras en la entidad el candidato al gobierno conserva el rijoso discurso en agravio del mandatario estatal y sus aliados, al tiempo en que Javier Duarte sigue sin entender que lo que hace —o deja de hacer— tiene impacto directo en la campaña del priista, en el Altiplano Pepe y Erika conjugan su trabajo legislativo que los hace lucir. Si todos los priistas en lugar de subirse a la arena de la grilla hicieran lo que sus senadores, otra cosa les estaría ocurriendo en estos días que no tienen certezas de que lograrán ganar la elección del 5 de junio. No entienden que trabajo mata grilla... Carlos Morales, alcalde con licencia de Altotonga, se convertirá en las próximas semanas en el candidato del PRI a la Diputación local por Perote. Si logra trascender el trabajo que realizó como alcalde en el resto de los municipios que integran el distrito, se puede convertir en serio aspirante a la curul que ahora ocupa el güero Juan Manuel Velázquez Yunes. Si presume las obras realizadas en Altotonga, con eso le alcanzará, pero ojo, nada más hay que tener mucho cuidado con el fuego amigo... Xalapa se ha convertido desde hace mucho tiempo en rehén de casi todos: de automovilistas, manifestantes, de la burocracia, de los delincuentes y hasta de los líderes de las cámaras empresariales; como ese de la Asociación de Hoteles y Moteles de la ciudad, Reynaldo Quirarte Mora, quien hace declaraciones a reporteros según le convenga. Cuando en el gobierno le deben dinero —a él, no a los socios— ataca, cuando andan al corriente guarda silencio. Por eso muchos empresarios del ramo les han pegado una tremenda desconocida desde aquellos meses previos a los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014, pues Quirarte Mora los abandonó a cambio de que el estado le sacara solamente sus pasivos. Ahora dice que Xalapa está lista para recibir al titipuchal de turistas en la Semana Santa. Mentiroso... No hubiera sido el crimen de un joven que pertenece a la alta sociedad (caca grande, como diría mi padre) porque hasta el fiscal veracruzano, Luis Ángel Bravo Contreras, hubiera ordenado a sus guarros que le encendieran y programaran su cama de bronceado para estar a tono ante los medios, pero como se trató de un muchacho cuya familia es de trabajo (propietarios de los Pollos Campirano) literalmente les valió madre la muerte de Carlos Fernando Hernández Domínguez, cuyo padre, Carlos Hernández Marín, presentó ayer lunes el cuerpo de su hijo guardado en un féretro, listo para el funeral, luego de que un comando armado le segara la vida, en lo que se puede considerar un crimen más a la ya extensa lista de homicidios violentos que se han cometido en Xalapa. Debemos reconocer que la única voz que salió al paso fue la del alcalde de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, quien exigió a la Fiscalía veracruzana aclarar el cobarde crimen y dar con el paradero de los responsables. A la Secretaría de Seguridad Pública pidió mayor y eficaz vigilancia en la capital veracruzana. “Necesitamos una bandera que nos permita la exigencia de la justicia y por supuesto que se esclarezca este crimen de miedo y de odio; crímenes que ya no queremos en esta ciudad”, así es, somos miles los que pedimos un alto a la inseguridad que tanto lastima a la sociedad... Con Juan Octavio Pavón al frente, los empleados de la Coordinación General de Comunicación Social del gobierno de Duarte salieron a la velocidad de un cometa cuando detectaron fuerte olor a gasolina o diésel. Dicen los trabajadores que por la falta de pago se pensó que algunos empresarios de los medios de comunicación pretendían incendiar la Torre Olmo, pero no, se trató de una fuga que Bomberos y Protección Civil atendió en tiempo y forma. Horas después regresaron a sus labores y al señor Pavón le prepararon en la cafetería de Don Justo un té de Tila para el susto, ordenado por su fiel escudero Polo Pascasio... Luego de que fueron descubiertos los cadáveres de dos de los jóvenes desaparecidos en Tierra Blanca, en el rancho El Limón de ese municipio, ¿nadie se preguntó de quién es la propiedad? Los enterados afirman que está escriturado a nombre de uno de los prestanombres de un alto funcionario del gobierno duartista, aunque eso lo tendrán que investigar y aclarar las autoridades correspondientes... Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores