AÑO 17 VOLUMEN 4182

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Comentario Exprés

La Sucesión en la Rectoría de
la Universidad Veracruzana

Felipe Mendiola Parra

 

El 30 de agosto se conocerá el nombre del nuevo rector o rectora de la Universidad Veracruzana, no es un tema menor cuando ahí, a los cinco campus, asisten 85 mil estudiantes y esa institución dispone de un presupuesto de 2 mil 100 millones de pesos.

El día 26 de noviembre de 1996, el gobernador Patricio Chirinos Calero, expidió el decreto a través del cual se otorgó la autonomía a la UV, pero la rectora Sara Ladrón de Guevara, ha ido eliminando ese nivel a la Máxima Casa de Estudios, con una evidente sumisión.

En la balanza de la opinión pública son más los errores que los aciertos, esos que ha tenido la funcionaria que organizó el año pasado marchas, para que el gobierno estatal les pagara un adeudo de 2 mil 200 millones de pesos que todavía les debe, pero ahora parece que lo olvidó.

Se quejan algunos maestros de la falta de comunicación y transparencia entre la autoridad universitaria y el cuerpo de catedráticos, el problema se aclara cuando se insiste en que la actual Rectora, nunca dio clases y no conoce las verdaderas condiciones en que viven los maestros.

La prueba para Sara Ladrón de Guevara se está terminando, tuvo su oportunidad pero no logró consolidarse como una verdadera autoridad, solo se manejó como imagen de la Universidad para actos públicos, pero hasta ahí. Los avances no se ven o no los pudieron mostrar por esa opacidad que les caracterizó.

El otorgamiento de plazas a sus incondicionales ha sido otro tema que se ha manejado en los medios de comunicación, de ser cierto, sencillamente está hundiendo a la institución con maestros incompetentes y eso es un crimen.

El plazo se vence y, como en el pasado reciente en el gobierno estatal, la alternancia se tendrá que hacer presente, cansó a los maestros e investigadores que se sintieron relegados y abandonados, por lo que esperan una mejor oferta y esa puede ser la que trae la doctora Rocío Ojeda Callado, que parece que a estas alturas nada la detiene.