AÑO 11 VOLUMEN 3846

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Héctor, buen candidato sin partido

J.M Pasado

* Veracruz: en el tablero de la sucesión

* Opacos y transparentes

La intención del voto entre el electorado para el candidato del PRI a la Gubernatura, Héctor Yunes Landa, no parece mejorar por una condición en particular: él es un buen candidato, pero el partido trae mala dirección.

A estas alturas, con una cuarta parte de la campaña transcurrida, no pocos priistas reconocen que no hay cohesión entre su abanderado y la estructura de esa fuerza política.

Los del primer círculo alrededor de Yunes Landa ven como un foco rojo la reducida conexión entre el PRI y el candidato al gobierno estatal.

Héctor está en todo, planea, organiza actos, elabora discursos, participa hasta en la estrategia para el día de la jornada electoral, pero se olvida que es el candidato. Algunos de sus coordinadores han quedado como meros ejecutores de instrucciones. Por eso es que a Yunes Landa se le ve desgastado.

El trabajo de toda la movilización de la campaña tendría que realizarlo el partido y no parece que así lo haga.

Su candidato tendría únicamente que atender la agenda, pararse en cada acto y lanzar un buen speach para procurar densidad con los electores.

Por iniciativa del partido en este momento a Héctor Yunes ya lo tendrían que haber acompañado en actos de campaña algunos cuadros priistas, exgobernadores, los líderes de la Cámara federal de Diputados y del Senado de la República.

Vaya, en 15 días de campaña ni siquiera en el acto de arranque, ni el presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, se ha parado en Veracruz, que para fines prácticos electorales es junto con Puebla las entidades que todas las fuerzas partidistas quieren ganar este año.

Si uno ve a los de la casa de enfrente, en la de la alianza PAN-PRD, notará que con su candidato, Miguel Ángel Yunes Linares, ya estuvieron los líderes nacionales de ambos partidos, Ricardo Anaya y Agustín Basave, además del coordinador de los diputados federales panistas Marko Cortés y la aspirante a la Presidencia de la República Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón.

Con el candidato del partido Movimiento Regeneración Nacional a la Gubernatura, Cuitláhuac García Jiménez, toda la semana anterior realizó gira Andrés Manuel López Obrador.

Tal vez por eso las últimas encuestas nacionales divulgadas por casas serias traen números abajo, que aún no rebasan un dígito, a Héctor Yunes en la preferencia electoral.

El candidato debe ser en campaña como cualquier general de División del Ejército Mexicano (águila y cuatro estrellas); sus colaboradores y el partido soldados rasos.

Si los de abajo no se ponen a trabajar a Héctor no le va a dar tiempos de la remontada.

GANAR PERDIENDO

Teóricamente, el PRI debe empeñarse en ganar las elecciones del 5 de junio para mantenerse en el poder en Veracruz y así aportar sus más de 5 millones de votos en la disputa por la Presidencia de la República en 2018. Sueño guajiro.

Ese partido, como todos, “parte” de la sociedad, no es necesariamente, ni de lejos, homogéneo. Está formado por individuos que vagamente comparten un catálogo de principios, pero sobre todo una idea sobre la manera de aplicarlos en el gobierno. Pragmáticamente los une la idea de tomar y conservar el poder. Pero unos cuantos de ellos, por las más diversas razones y circunstancias se encuentran de pronto en la condición real de aspirar seriamente a encabezarlo. He aquí el meollo del asunto.

Como en el presente resulta que el presidente del PRI, Manlio Fabio Beltrones, vería fortalecida su posibilidad de merecer la candidatura presidencial si resulta victorioso en esta contienda electoral, quienes aparecen como presidenciables por ser secretarios de Estado y cercanos al afecto del presidente Enrique Peña Nieto, lo observan con recelo y, por encima de su compromiso partidista, no solo no lo ayudan con entusiasmo, sino que los tranquilizaría la derrota de su partido en esta entidad.

Van en el mismo barco pero creen que si naufraga ellos podrán ser los ganadores.

Su apuesta clara es Miguel Ángel Yunes Linares, que tiene ADN priista, aunque lleva la camiseta azul del PAN. En este escenario, su aliado natural sería el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, con el riesgo de que automáticamente lo denuncien, para eliminarlo, Luis Videgaray, Aurelio Nuño y José Antonio Mead.

Al PRI lo favorece, en el juego limpio que debe seguir en Veracruz, la proliferación de candidatos de sangre azul, no de camiseta, que recibirían votos de panistas de pura sangre negados al oportunista.

Beltrones es animal político. Llegó a la Presidencia del PRI en contra de la opinión interesada de quienes integran el círculo cerrado de Los Pinos. En esa decisión, Peña Nieto acertó.

NO MARCHEN

Ya no debería ser un tema de moda sino una obligación para la clase política lanzar cualquier gesto de transparencia, sobre todo aquellos que andan detrás de la Gubernatura de Veracruz. Por un lado está el candidato del PRI Héctor Yunes Landa, quien presentó su declaración #3de3, que incluye la patrimonial, de intereses y fiscal, durante su precampaña e incluso la de su esposa y sus tres hijos, aun cuando el más pequeño tiene apenas 6 años. Juan Bueno Torio, candidato independiente y Armando Méndez de la Luz del Movimiento Ciudadano la presentaron en días recientes y pueden consultarse en la página del Imco. El candidato del PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares, hizo lo propio aunque de manera parcial, pues de acuerdo con fiscalistas tiene una serie de inconsistencias, de ahí que los señalamientos por desvío de recursos en el ISSSTE y en los #PanamaPapers la ciudadanía le exige a Miguel Ángel Yunes más transparencia... A punto estuvo de recibir sus catorrazos el candidato independiente a la Gubernatura Juan Bueno Torio al llegar a la colonia Antorchistas de la Ciudad de los 30 Caballeros, su natal Córdoba. Resulta que cuando hacía proselitismo, los simpatizantes de ese movimiento que ahí tienen sus viviendas le impidieron promover el voto. Si no es por la mesura del candidato, aquello hubiese terminado en golpes, más para el propio Bueno Torio y su equipo de campaña y todo porque en la colonia Antorchistas son puro PRI. Ya ni la chiflan... Se ve y oye bien la campaña Nuestra agua viene de las cuencas, que lanzaron en conjunto la asociación civil Sendas y la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento (CMAS) de Xalapa, para concienciar a la población xalapeña sobre la importancia de preservar estos importantes espacios naturales que suministran a la ciudad el vital líquido. Valiéndose de un cacomixtle (especie de mamífero que habita en la cuenca del Pixquiac) se invita a conocer las cuencas y preservarlas. Hay un dato que revela la importancia que tiene el agua en nuestra vida y es que en promedio una persona utiliza 120 litros de este líquido diariamente. ¡Aguas con el agua!, hay que usarla racionalmente y hay que sumarse al cuidado de nuestra cuenca del Pixquiac, como nos lo pide Pixtle, el cacomixtle... Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores