AÑO 17 VOLUMEN 4185

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Comentario Exprés

La pasión por la política solo la tienen unos cuantos

Felipe Mendiola Parra

 

Wiston Churchill dijo: “La política es más peligrosa que la guerra, porque en la guerra solo se muere una vez”.

Sí que debe ser estresante ser candidato, porque duermen poco, comen mal, se cuidan de todo, caminan kilómetros diariamente y por si fuera poco, gastan su dinero propio, porque lo que les da su partido es muy simbólico.

La política es una pasión que se desarrolla más en unos que en otros.

He conocido personas que de manera natural, todo su comportamiento es en base a su personalidad como político, hasta la risa cuidan para no celebrar cualquier cosa. Son más preocupados que el resto de sus amigos, tienen la capacidad de ver más allá de lo que el resto podemos ver y sacan provecho de algo, que para muchos podría ser insignificante, pero para ellos tiene un valor que nadie observa y lo aprovechan.

Decía Aristóteles que el hombre es el único animal político.
El hombre y el animal son por naturaleza sociales, pero solo el hombre es político, siempre y cuando viva en comunidad.

Basándonos en ese concepto, todos somos políticos en mayor o menor grado, porque todos tenemos la capacidad de interrelacionarnos, aunque mucha gente se niega a tener esa capacidad y a participar en sociedad.  

Los políticos además deben ser templados, firmes en sus decisiones y capaces de soportar la crítica, porque también he conocido a algunos que a la primera se doblan y se retiran, porque dicen que no están hechos para eso. Los buenos políticos son aquellos que tienen la piel gruesa y  son todo terreno, lo mismo saludan al más encumbrado empresario, que a la más humilde ancianita de un barrio o una comunidad, pueden comer en el más lujoso restaurante o saborear unos taquitos de salsa de huevo en una colonia.

Después del 4 de junio va a haber muchos “descalabrados” porque no todos van a ganar y volverán a participar hasta lograr su objetivo, si es que les quedan ganas.

Abraham Lincoln durante 28 años sufrió derrota tras derrota para ser elegido a la Cámara de representantes, fue hasta el año 1860, cuando lo eligieron presidente de los Estados Unidos y pasó a la historia como uno de los más grandes presidentes de ese país.

Los políticos son carismáticos cuando son amables, cuando saben comprender las verdaderas necesidades del pueblo, por eso son contados los verdaderos líderes que tiene registrada la historia. Tal vez el más reciente sea Barak Obama, a quien la gente lo aclamó hasta su último día de presidente. Ojalá eso suceda en los municipios de Veracruz, porque todo puede pasar con voluntad y pasión por el servicio.