AÑO 11 VOLUMEN 4005

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Con licencia para robar

J.M Pasado

Al inicio de su mandato, Javier Duarte llamó a sus cercanos colaboradores y les leyó la cartilla: cabrones hay que trabajar duro por Veracruz y cuidadito con meterle mano al cajón. Pero de inmediato alguien del grupo lo increpó: Oye Javier, tú ya robaste y mucho como secretario de Finanzas, ¿Y nosotros qué? El entonces obeso gobernador soltó una carcajada y respondió: bueno, roben pero no mucho
Cuentan que el gobernador Javier Duarte de Ochoa y su pandilla, empezaron a atracar las finanzas del estado de Veracruz desde el primer día en que se convirtieron en gobierno, aunque hay quienes aseguran que lo hicieron desde que el ex mandatario con licencia con orden de aprehensión, operaba como servidor público de la Secretaría de Finanzas, en tiempos del gobernador Fidel Herrera Beltrán.

Al inicio de su mandato, Javier Duarte llamó a sus cercanos colaboradores y les leyó la cartilla: cabrones hay que trabajar duro por Veracruz y cuidadito con meterle mano al cajón. Pero de inmediato alguien del grupo lo increpó: Oye Javier, tú ya robaste y mucho como secretario de Finanzas, ¿Y nosotros qué? El entonces obeso gobernador soltó una carcajada y respondió: bueno, roben pero no mucho.

Dicen que el buen juez por su casa empieza y fue precisamente la esposa del gobernador Karime Macías Tubilla, la que puso el mal ejemplo al frente del DIF Estatal, en la primera quincena se agenció tres millones de pesos, con lo que los administradores supieron a lo que se iban a enfrentar, un constante saqueo de los dineros del Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que a la postre desencadenó en el no pago de las pensiones a las personas de la tercera edad que siguen esperando a que les cumplan. Eso sería lo menos.

Por donde se le busque, la corrupción brota como el estiércol en las alcantarillas de los drenajes y lo que falta por descubrirse conforme el poder político se les va acabando y pensaron que jamás los iban a descubrir.

El portal de Animal Político, acaba de dar a conocer que cuatro altos exfuncionarios de la administración del gobernador Javier Duarte que estuvieron detrás de la asignación de contratos a empresas “fantasma” o que encabezaban las dependencias involucradas, son ahora diputados federales con fuero y actualmente discuten el presupuesto para 2017 en San Lázaro. 

Ellos son: Adolfo Mota Hernández, que en su función como secretario de Educación concedió siete contratos por casi 325 millones de pesos a compañías hoy inhabilitadas por el SAT; todos esos contratos se concedieron vía adjudicación directa sin competencia. 

Edgar Spinoso Carrera, bajo su gestión como Oficial Mayor de la Secretaría de Educación, se firmaron los referidos contratos de la SEV con empresas “fantasma”, y su firma, dice Animal Político, aparece en los documentos.

Noemí Guzmán Lagunes, encabezó la Secretaría de Protección Civil en el periodo en que esta dependencia concedió nueve contratos por casi 30 millones de pesos a la red de empresas “fantasma”; también de manera directa. 

Antonio Tarek Abdalá, fue tesorero de la Secretaría de Finanzas, dependencia que autorizó partidas presupuestales para las empresas fantasmas por un monto que, según la auditoría de Veracruz, asciende a casi mil millones de pesos. 

Y Alberto Silva Ramos, era secretario de Desarrollo Social de Veracruz cuando esta dependencia concedió al menos 45 contratos por 243 millones de pesos, mediante licitaciones cerradas en la que se fraccionaron montos de contratos para que les permitiera no convocar a licitaciones públicas. Empresas de la misma red “compitieron” entre ellas.

Otros involucrados son, Vicente Benítez González, ex Subsecretario de Desarrollo Social y actual diputado electo por el Partido Nueva Alianza y Astrid Elías Mansur, encargada del Despacho de Finanzas
y Administración del DIF Estatal, en donde hubo un gran saqueo de recursos por parte de Karime Macías.

Poco a poco van saliendo a la luz pública las pillerías de esta pandilla y para muestra otro botón, para la organización de los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe, en el año 2014, se adquirió un parque vehicular para el traslado de deportistas y personal de la organización, a empresas automotrices de la entidad, dichos vehículos aún no han sido pagados a las agencias de automóviles y que hoy se sabe que el destino de ese parque vehicular quedó en manos del secretario de Turismo Harry Grappa Guzmán.

Otro tema de corrupción se presenta en la Secretaría de Seguridad Pública, con Arturo Bermúdez Zurita, la dependencia no sabe en dónde están mil vehículos destinados a patrullas, ni rastro de esos automóviles que deben de estar en los corralones hechos chatarra o en manos de particulares, incluso proporcionados al crimen organizado.

Lo más delicado es que las instituciones de velar por el destino de los recursos como la Auditoría del Estado y el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) no hayan detectado el descarado atraco de los dineros y el material que debió ser para el beneficio común de los veracruzanos.

En esta lamentable ola de corrupción, los titulares de esas dependencias, también llevan mano como tampoco se escapa la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que desde hace tiempo detectó el desvió de recursos pero jamás actuó en consecuencia.

Por lo pronto ya se sospecha que el caso de corrupción Duarte y Macías, es una cortina de humo para olvidarse del mal gobierno federal y que pese a que hayan girado orden de aprehensión en contra del mandatario veracruzano con licencia, le harán lo que el viento a Juárez. Otros creen que Javier duarte, no llega a enero del 2017 cuando ya lo estén guardando en un penal de alta seguridad.
Con licencia para robar diría aquel.

NO MARCHEN 

No le quedó de otra a la Fiscalía General del Estado, aunque tarde y más bien para taparle el ojo al macho, de solicitar a un juez girar orden de aprehensión en contra de Ricardo Sandoval Aguilar, quien hasta hace una semana se desempeñaba como director de Administración de los Servicio de Salud en Veracruz. El sapo reventado como le dicen sus amigos de cariño, es presunto autor del delito de abuso de confianza, así como de incumplimiento de un deber legal, tráfico de influencias y es el responsable de la compra de medicamentos caducos. Sandoval, el intocable durante 12 años, desde las esferas del poder le dieron la oportunidad de huir pues desde hace 7 días que renunció al cargo. Ricardo Sandoval, es también uno de los personajes afines a Karime Macías Tubilla, esposa del gobernador con licencia Javier Duarte, a la que le pagaba las tarjetas de crédito, según lo dicho por el propio ex funcionario de los Servicios de Salud de Veracruz…Para hacerse cargo de lo que resta del sexenio, la licenciada Irma Chesty, fue designada por el gobernador Flavino Ríos Alvarado, coordinadora de Comunicación Social, en donde despachaba Alberto Silva Ramos, a quien le tienen detectadas sus empresas “fantasma” (páginas en internet) por el orden de los 14 millones de pesos mensuales. El camaleónico Carlos Acevedo, sigue en nómina de la CGCS, al frente de la representación en la ciudad de México. Ver para creer… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores