AÑO 18 VOLUMEN 5350

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Números Rojos

CECAN

Brenda Caballero

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama  es el tipo de tumor maligno más frecuente en las mujeres con más de un millón de casos al año. En 2020 contabilizaron en nuestro país alrededor de 16 mil 500 casos nuevos que se agregan a los ya existentes.

Si bien Veracruz tiene una tasa de mortalidad intermedia, no podemos pasar por alto la muerte de una mujer diariamente por cáncer de mama en el estado.

A ello agreguemos los diversos tipos de cáncer que padecen los veracruzanos que hace que más de 12 mil pacientes lleguen mensualmente al Centro Estatal de Cancerología (CECAN) Doctor Miguel Dorantes Meza, para recibir atención oncológica.

En mi columna del 8 de febrero escribí que también dejaría de funcionar el área de fisioterapia  oncológica  en el CECAN, dejando en la indefensión a las mujeres, como usuarias principales del servicio pues supuestamente por la pandemia del Covid, no había jefes en las áreas de oncología médica y cirugía oncológica, situación que complicaba la atención a pacientes por primera vez.

De acuerdo a voces internas del CECAN, la falta de jefes en esas áreas responde a un “berrinche” de su director Jorge Ortiz González, o a un acto de servilismo hacia su jefe, Roberto Ramos Alor, pues no esperó a escuchar voces y resolver el problema. La queja constante es que el doctor Ortiz ni llama al personal, ni hace reuniones, ni los escucha... Todo lo quiere resolver a través de su celular con puro whatsapp por lo que el CECAN navega sin rumbo, pues no hay jefes, y parece que tampoco director pues nadie coordina áreas que son primordiales para los veracruzanos y veracruzanas que padecen cáncer y necesitan tratamiento, y esto por supuesto, repercute en la familia de cada enfermo.

Es interesante la declaración que hace el doctor Ortiz a medios de comunicación donde cita que en el CECAN hacen una labor titánica para ofrecer tratamientos paliativos y curativos a los pacientes, pero también para evitar que haya un brote de coronavirus en las instalaciones; sin embargo, los trabajadores afirman que está bloqueada un área de la planta baja del hospital donde se encuentra “un área COVID informal”, porque no está reportada ante SESVER. Allí se atienden pacientes con cáncer y COVID, y funciona como transición para su referencia al Centro de Alta Especialidad (CAE) o su alta domiciliaria. 

Esa área, que tiene la función de ser "atención inmediata" en otros hospitales llamado "urgencias", y el área de unidad de cáncer ginecológico, desarrollan actividades de manera "amontonada", pues a pesar de las recomendaciones de espacios cerrados y sana distancia contra el COVID, en el tercer piso trabajan de 6 a 7 personas hacinadas en un espacio de 3x3m. 

Es urgente regular el flujo de pacientes COVID a otro espacio con mayor acceso a los servicios de imagen y de laboratorio; se debería liberar el área y facilitar la atención de pacientes que llegan a Urgencias y con padecimientos de tumores ginecológicos, afirman los empleados.

Al no haber coordinación en el hospital, pues no hay jefes con quien acudir para quejarse de algún servicio y con la intención de cumplir con un mínimo de consultas, su director quiere implementar consultas virtuales mediante una plataforma en internet. 

No sé usted, pero yo no me imagino consultar virtualmente a una mujer con cáncer de mama, cáncer cervicouterino,  a un hombre con cáncer de próstata o a un niño con leucemia. ¿Dónde queda la exploración física adecuada o la revisión de sus estudios?

Ahora bien, nos comentan que el CECAN no tiene internet inalámbrico, ni equipos de cómputo suficientes, ¡pues así cómo!

Ahora que si nos ponemos del lado del paciente, muchos y muchas pertenecen en su mayoría a comunidades alejadas en las cuales no hay acceso a internet ni poseen una computadora.

Es terrible también que Rehabilitación y Dental que realiza profilaxis en pacientes que reciben radioterapia en cara y cuello, sea considerado servicio "no indispensable" y se haya suspendido y mandado su personal a tomar la temperatura de la gente que ingresa al hospital.

Si bien la pandemia de COVID la tenemos encima, debemos ver la realidad de que el cáncer no para y se incrementan los casos día con día, por lo que al menos debería haber coordinación en el CECAN para atenderlos pues cualquiera que tenga cáncer lo que quiere es una pronta atención sin importar la contingencia. Todos y todas tenemos derecho a la salud.


@NumerosRojos_BC

caballero_brenda@hotmail.com