AÑO 11 VOLUMEN 3823

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

El incrédulo Héctor Yunes

J.M Pasado

* El incrédulo Héctor Yunes

* ¿Dónde está el billete?

La incredulidad de Héctor Yunes Landa, candidato del PRI a la Gubernatura de Veracruz, le está provocando algunos boquetes más a su campaña.

En un primer momento de la competencia por la candidatura al interior de su partido, el priista se desmarcó del gobierno de Javier Duarte.

Lo hizo con ácidos discursos en los que el calificativo con más decoro hacia los duartistas era el de ladrones.

Por la franqueza de aquellos mensajes, Yunes Landa más o menos comenzaba a convencer de que su campaña sería con mucha distancia de los priistas en el gobierno. Su línea discursiva tenía esa carga de rompimiento, tanta que algunos se la creyeron.

Entonces el priista cometió su primer traspié. El domingo 13 de marzo, al terminar el acto en el que rindió protesta como candidato a la Gubernatura ante el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, se fundió en un gran abrazo con Javier Duarte.

Lo hizo a pesar de que unos días antes en el noticiario radiofónico de Ciro Gómez Leyva había dicho que el gobernador era “casi un lastre” para su campaña.

En la semana siguiente a ese abrazo dominguero Héctor Yunes hizo mutis público, aunque a su primer círculo confió que ese momento con Duarte no afectaría su campaña.

Luego le aparecieron al candidato del PRI familiares en la nómina del Instituto de la Policía Auxiliar (IPAX), quienes además tenían permisos para portar armas de fuego.

Héctor Yunes lo desmintió apenas ayer cuando charló con reporteros previo al registro de su candidatura ante el Organismo Público Local Electoral (Ople).

Culpó —sin llamarlo por su nombre— a Miguel Ángel Yunes, al de enfrente, al de los “señalamientos perversos”, de esas acusaciones.

También aseguró que sigue limpio y que esa situación “no afectará su campaña”.

Si de algo está abusando el candidato del PRI es de incredulidad, pues cada error en el gobierno, de Duarte, de sus colaboradores y hasta de su familia, tiene impacto directo en su campaña.

Tan es así que una encuesta confidencial pero confiable tiene a Héctor Yunes con 29 por ciento de intención de voto (que podía crecer con la suma de los partidos de la alianza), apenas 4 puntos porcentuales arriba del candidato del PAN-PRD, Miguel Ángel Yunes Linares (25.8 por ciento).

Si no corrige la estrategia, tal vez no le alcancen las buenas intenciones que tiene de cumplirle a la militancia de su partido y a la sociedad en hacer que Veracruz renazca y vuelva a ser referente nacional, como dijo ayer en su registro en el Ople.

NO CONVENCEN A LA MILITANCIA PRIISTA

El domingo 20 de marzo, hace apenas dos días, hubo una encerrona en Casa Veracruz, encabezada por Javier Duarte de Ochoa y Héctor Yunes Landa para enviar otra señal a la jerarquía priista de que van juntos en el proyecto de la Gubernatura.

Ahí estuvieron los miembros de la bancada priista federal y local y el gabinete duartista. Ahí su jefe máximo ordenó que a partir de ya se le diera todo el respaldo al candidato del PRI, Héctor Yunes Landa, fundiéndose en un prolongado abrazo y sellando viejos y reciente odios y rencores.

Sin embargo, a la mayoría de los asistentes a esa encerrona que duró poco más de seis horas, no les acabó de convencer esa alianza y en corto opinaron que Héctor no es el candidato de Duarte, un gobernador que tiene la mirada puesta en el candidato de Andrés Manuel López Obrador, Cuitláhuac, al que pretenden brindarle todo el apoyo en las primeras semanas de campaña para ver su crecimiento.

Por eso habrá que estar muy pendiente a partir del próximo 3 de abril para observar el comportamiento de la maquinaria duartista hacia dónde se enfila, pues como dicen los secretarios de despacho, nos ordenó apoyar a Héctor, pero con qué ojos divina tuerta, si trabajamos con el mínimo de recursos y a veces no hay ni para gasolina.

Algo no cuadra entre el gobernador Duarte y el candidato Héctor, que tiene a la militancia tricolor en ascuas y con el temor de que la campaña no levante.

La unidad, de dientes para afuera, es la que predomina y habría que enviar un mensaje contundente de el equipo del gobernador en el poder va con todo para que Yunes Landa gane las elecciones del próximo 5 de junio.

NO MARCHEN

Uno de los tantos temas que le han criticado al gobierno de Javier Duarte de Ochoa es la recaudación del dinero producto de las fotomultas que entra vía Secretaría de Finanzas. Bien, ahora se sabe que ese recurso, casi cien millones de pesos al mes, va a parar a las arcas de la Secretaría de Seguridad Pública, aunque nos aseguran que el dinero lo entregan en efectivo al mismo secretario Arturo Bermúdez Zurita, quien dispone a su antojo del billete, el que seguramente comparte con su socia, con la que también comparte las ganancias de la venta de vehículos a la misma secretaria donde despacha...En la Secretaría de Finanzas y Planeación continúan utilizando el método de la licuadora con los recursos federales que llegan puntualitos a las cuentas de la Sefiplan, por eso muchos se preguntan que al no haber obra ni dinero para lo más indispensable de la dependencia y, por si esto no fuera poco, el descuento cada quincena a la burocracia, ¿dónde está el billete? Una respuesta que seguramente debe tener en la bóveda el señor Antonio Gómez Peregrín...Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores