AÑO 17 VOLUMEN 4085

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Crimen y castigo

J.M Pasado

Para blindarlo contra la justicia, el alto mando lo ubicó en Barcelona, metrópoli editorial pero también bisagra de ilícitos negocios intercontinentales.
Si sigue como empezó este domingo caliente, el presidente Enrique Peña Nieto podrá enderezar la nave escorada de este México lindo y querido tan maltratado, saqueado y sacrificado más que por los conquistadores españoles y los vecinos voraces por sus propios políticos.

De negrito pícaro de las riberas del Papaloapan, descalzo y vestido sólo con calzones viejos, heredados de sus mayores, el bolerito Fidel Herrera se alzó con la fortuna de un accidente de automóvil durante la gira presidencial de Luis Echeverría, en 1970, que le desfiguró el rostro pero lo compensó con una pasadita por la London School of Economics and Political Sciences, pues la mayor parte del tiempo lo pasaba con una ragazza florentina que también le enseñó el italiano de la calle.

El posgraduado en el extranjero, título nobiliario en este país de educación primaria, se encargó de los más humildes quehaceres de la política, pesados pero que pagan buenos fletes, como dijo el pícaro camionero gobernador de Guerrero Rubén Figueroa, desde acarrear tortas y refrescos para los mítines, hasta conectar a los de arriba con las chicas a la mano más apetitosas, lo que siguió haciendo toda la vida, pero luego como favorecido.

Para blindarlo contra la justicia, el alto mando lo ubicó en Barcelona, metrópoli editorial pero también bisagra de ilícitos negocios intercontinentales. Pero la comisión de derechos humanos del Senado, presidido por Angélica de la Peña, del PRD, pidió su remoción por su presunta responsabilidad en el caso de los medicamentos clonados para tratar el cáncer en niños.

Fidel rechazó de inmediato los cargos. Dijo que eran “falsos, inaceptables, abominables y algo monstruosos.”

Después de la debida investigación y la oportunidad de una defensa, un juez determinará quiénes son los culpables y los inocentes, porque administrar a los niños con cáncer placebos como la medicina que los sanaría, para escamotear los fondos de salud, no sólo sería un robo, sino un crimen masivo, lo que es peor. En el colmo, la práctica fue presuntamente continuada por su incondicional siervo y aprendiz, Javier Duarte de Ochoa (seguro que no por Enrique Ochoa, presidente nacional del PRI).

La indignación internacional fue tan poderosa, que había que hacer algo y Peña le pidió al canciller Videgaray que removiera a Fidel Herrera Beltrán –más negro por dentro que por fuera— del Consulado. Presentar su renuncia no disimula el fondo del asunto. Ni importa. Ahora será sometido a la justicia.

No lo decimos con ingenuidad. Lo decimos con el deseo de que así sea, y con la determinación de estar atentos para que así ocurra, como ciudadanos veracruzanos, primero, como periodistas, por deber del oficio.

Adjetivos para los políticos

Aunque los políticos acumulan los adjetivos más cáusticos en su contra, junto a los cuales el de Iván el Terrible parece travesura infantil, al ahora Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en unos meses le han endilgado el mayor número de los conocidos, se los merezca o no. Ni Batista, Fidel Castro, Stalin, Idi Amín, Hitler, Franco, Salazar, Kim Il Sung, Somoza, Trujillo o Pol Pot, Videla, Viola y Galtieri, Stroessner y Pinochet se le acercan, aun teniendo algunos de los peores, como criminales.

Veamos algunos de los aplicados a Trump: atrabiliario, impulsivo, irritable, incontenible, mendaz, pendenciero, vengativo, ególatra, arrogante, abusivo, soberbio, engreído, grosero, insolente, patán, rudo, despótico, prepotente, misógino, tramposo, inculto, ignorante, racista, tiránico, megalómano y nepotista. ¡Uf!

Aquí en Veracruz, ha ganado muchos, pero no tantos a los que tendría legítimo derecho, Javier Duarte de Ochoa. Y en México, ni Enrique Peña Nieto. ¿O ustedes conocen a alguno que merezca tantas descripciones en un solo individuo?, pregunto sin mala intención de refrescarles la memoria.

También, hay que reconocerlo, hay algunos que tienen otros indeseables, como corrupto, ladrón, prevaricador, saqueador y cínico.

NO MARCHEN

El país de nunca jamás
¿En verdad destruir -si en verdad se destruyen y no se revenden- los cientos de miles de armas decomisadas al crimen organizado es más conveniente que dárselas a los cuerpos encargados de combatir a los narcotraficantes, mejor equipados que nuestros gendarmes y soldados? ¿O es mejor negocio gastar más en comprar otras?... Felipe Calderón Hinojosa se pasó un sexenio en las copas de Los Pinos, adonde quiere volver de la mano de Margarita Zavala para seguir en las mismas pero sin las distracciones de gobernar. ¡Qué hueva!, diría el pescador… El vivillode Miguel Ángel Mancera, asesorado por Ricardo Monreal, está ampliando las banquetas de la CDMX para comodidad de los peatones, según dice. Pero ¡qué casualidad! Nomás quedan listas y las ocupan los vendedores ambulantes, semifijos y transeúntes… En la misma CDMX, donde la velocidad promedio de desplazamiento en automóvil es de 30 kilómetros por hora, cuando no quedas atrapado entre manifestantes y plantones, se multiplican las fotomultas ¡por exceso de velocidad! No la chifles que es cantada, Chapo Mancera. ¿Por qué el gobierno pudo recapturar varias veces al Chapo Guzmán pero es incapaz de dar con los exgobernadores Javier y César Duarte, Roberto Borge y Tomás Yarrington? Para no hablar de los intocables Rodrigo Medina y Fausto Vallejo… De buena fuente.- En un término no mayor a 15 días, se tiene pactada la entrega por “voluntad” propia del exgobernador Javier Duarte de Ochoa. Lo hará muy al estilo del exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, con el propósito de “matar” políticamente el discurso y la campaña del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Claro, el todavía prófugo de la justicia, ha utilizado estos tres meses de andar a salto de mata para reunir la mayor cantidad de dinero (por millones) de lo que atracó en Veracruz para el pago de su defensa y el otro tema que le interesa mucho es librar a su esposa Karime Macías de Duarte, de ir a los tribunales y pisar la cárcel, porque se ha descubierto que la “cabecilla” de la pandilla duartista es precisamente la hija de Tonny Macías, hija de tigre pintita. Ahora que, a Duarte, nada lo salva del descrédito y el sello de ladrón que le ha impuesto el pueblo veracruzano y son millones de habitantes que lo quieren ver tras las rejas junto con Karime Macías, quien cargó hasta con el dinero de los apoyos de las personas de la tercera edad por los que no tuvo una pisca de piedad. Ya lo dijimos en repetidas ocasiones, el matrimonio Duarte-Macías, quebró las finanzas de Veracruz, por lo que habrán de pasar algunos sexenios para que el PRI recupere la gubernatura y el Congreso. Ya nadie le cree a estos tricolores que están cortados todos con la misma tijera de la corrupción… ¿Hasta cuando se les pegara la regalada gana de rehabilitar el tramo carretero que comunica a La Pradera con la Central de Abastos, que está hecho una porquería. Luego no anden de nachas prontas pidiendo el voto ciudadano cuando no cumplen con las promesas que hacen en campaña. Ya ni la rechiflan estos políticos buenos para la mentira… El gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, anunció que a partir de hoy inicia la depuración de la Dirección General de Tránsito del Estado, donde ha recibido miles de quejas, la mayoría por extorsión. Dice el panista que va a acabar con la corrupción y que a partir de este lunes le dará la primera sacudida al árbol de la corrupción y por decenas irán cayendo las calabazas podridas. Que se cuiden porque hasta cárcel pueden alcanzar los malos elementos acostumbrados a entregar el diezmo a un personaje de apellidos López Santoyo, quien por cierto en el fraccionamiento El Telefre, se construye una mansión valuada en no menos de 10 millones de pesos, cuyas fotografías del avance de la obra, iremos publicando en el portal MARCHA…después de postular a puro candidato corrupto como fue con Javier Duarte de Ochoa, ahora el PRI, a través de la delegada del CEN de ese partido, Lorena Martínez Rodríguez, se acuerda que hace falta la unidad y que “hoy más que nunca, estamos obligados a postular a las y los mejores candidatos”. Nadie le cree…Nos vemos mañana


 


Página Principal

Artículos Anteriores