AÑO 18 VOLUMEN 5015

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

La Gotera

Veracruz y la “reacción” frente a las reformas al Código Civil

Ramón Rocha Manilla*

“Aún hay tantos prejuicios que destruir, tantas costumbres que desterrar”
Hermila Galindo

Veracruz ha sido una punta ejecutora por los derechos frente al matrimonio; parte con Benito Juárez quien promulgó la Ley del Registro Civil el 7 de julio de 1859, con la cual se inició la protección legal a la mujer en la unión marital. Posteriormente, también en el puerto de Veracruz, Venustiano Carranza promulga la Ley de Divorcio el 29 de diciembre de 1914. Un documento bastante avanzado y duramente criticado por la iglesia. La promotora del mismo fue la feminista y escritora Hermila Galindo, quien fungió como secretaria particular de Carranza y la cual incentivó la idea progresista de este trabajo, en el cual, por cierto, fungió como uno de los asesores jurídicos para la ley mi bisabuelo el Lic. Ramón Rocha Garrido, carrancista que le costó el exilio a Cuba al asesinato de don Venustiano.
Pero los contextos legales, tanto judiciales como civiles evolucionan tanto por las transformaciones sociales y culturales, como por las corrientes internaciones en derechos humanos.
El gran reto internacional ahora es la igualdad sustantiva y la no discriminación, por ninguna causa, pero sobre todo por la orientación sexual.
Al respecto, cito los planteamientos internacionales sobre derechos humanos que desde 1994 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) condena la discriminación por orientación sexual, y es prohibida en el artículo 2.1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. De la misma forma en la observación No. 20 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la Convención Interamericana contra toda forma de discriminación e intolerancia por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) que desde el año 2003 plantea la no discriminación por orientación sexual a los derechos civiles o políticos.
En este marco, es natural que los países busquen acercar sus códigos civiles para dar efecto a las normas internacionales, como sucedió en el año 2009 con las reformas al Código Civil del Distrito Federal (ahora Ciudad de México) por las cuales, ahora se permite el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, o recientemente en Oaxaca el mismo caso en agosto de 2019.
La propuesta de la diputada Mónica Robles para la reforma al Código Civil veracruzano es resultado de ese sentimiento mundial. La penosa muestra de intolerancia e ignorancia de algunas personas, la mayoría vinculados con el Frente por las Familias en la ciudad de Orizaba el pasado viernes 17 de enero y que se mostraron con violencia verbal contra la magistrada en retiro Irma Dinorah Guevara Trujillo, los diputados locales Nahum Álvarez Pellico y Cristina Alarcón Gutiérrez, y que además agredieron verbal y físicamente a los activistas sociales Jairo Guarneros Sosa y Maricruz Jaimes, centraron sus ánimos a la negación al matrimonio igualitario, cuando la propuesta al Código Civil es más amplia. Aquí algunos elementos que se plantean modificar:
1.- La posibilidad de que los padres decidan libremente el orden de los apellidos que llevarán sus hijos, erradicando el derecho primigenio paterno sobre el materno, es decir, se podrá tener el apellido de la madre como primero.
2.- La eliminación de preceptos discriminatorios para las mujeres.
3.- La solicitud de divorcio por uno o ambos cónyuges ante la autoridad con solo manifestar la voluntad de no querer continuar con la sociedad conyugal.
4.- El perfeccionar el concepto de alimentos abarcando todo lo que sustente más allá de alimentos, como asistencia médica, incluyendo también gastos de embarazo y crianza del niño de acuerdo al capital que posea quien ha de darlos, solventando el Estado los gastos de paternidad por la prueba de ADN para la responsabilidad paterna demandada.
5.- Establecimiento de una pensión compensatoria para el trabajo doméstico.
6.- Otorgar derechos en el concubinato, similares a los que se dan en la figura del matrimonio.
7.- Garantizar el interés superior de la infancia en las familias.
8.- Considerar elementos que limiten la violencia intrafamiliar.
9.- Y el matrimonio igualitario.
Las protestas en Orizaba (y ahora en Coatzacoalcos) que citan equivocadamente la interrupción legal del embarazo (el cual corresponde al código penal) como parte de su inconformidad, junto con una lógica medieval de la naturaleza de la familia (cuando las formas familiares en su origen eran de continua promiscuidad, incesto y poligamia) son parte del repertorio de las pifias conservadoras, que no son nuevas, sino históricas en México, protagonizadas por la “reacción” en todas las etapas del siglo XIX, XX y XXI, que han llevado a una Intervención Francesa, una Guerra Cristera, un atentado a la educación cardenista, o una reacción al comunismo y las libertades humanas en los años 60s y 70s. Ahora vemos un capítulo más, que según la experiencia pasada, las reformas al Código Civil veracruzano y de las demás entidades de México se hará y el país se transformará, como lo hace el resto del mundo; y las protestas conservadoras serán parte de la anecdotario histórico mexicano.

*Académico e investigador del Colegio Mexicano de Sociología.

Ligas del contexto normativo internacional del tema:
https://www.ohchr.org/SP/ProfessionalInterest/Pages/CCPR.aspx
http://www.oas.org/es/sla/ddi/tratados_multilaterales_interamericanos_A-69_discriminacion_intolerancia.asp
https://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=6657