AÑO 10 VOLUMEN 3721

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Complicidades

J.M Pasado

** Silva: caballero de la política

* Poder y soberbia

En el Veracruz que “ya cambió” permea una doctrina de complicidades que impide algunas libertades y limita otros derechos inalienables.

El sistema, sus instituciones, son el símil de los eslabones que forman una cadena que ata las legítimas exigencias ciudadanas y de los sectores productivos.

La evaluación docente que se realizó el fin de semana ha exhibido —una vez más— al sistema represor que han consolidado los poderosos de Veracruz.

No es solo el actual gobierno o un solo hombre como Javier Duarte. Hablo de los exgobernadores, de exservidores públicos, de familias con altísimos intereses y capacidades económicas. También de medios de comunicación, sus dueños y periodistas, de todos aquellos tomadores de decisiones a los que importa nada el bien común.

Hablo por lo menos —insisto, por lo menos— de cinco sexenios atrás. El de Fernando Gutiérrez Barrios (1986-1988). Entre los priistas lo recuerdan como el Hombre Leyenda. Prefieren ese renombre que llamarlo el gran mal policía. Hizo carrera dentro del Ejército Mexicano, se colocó al frente de la Dirección Federal de Seguridad, el organismo represor del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz. Espía y perseguidor, era su perfil, que impuso en esos años en Veracruz

Su relevo, Dante Alfonso Delgado Rannauro (1988-1992), permitió el primer gran saqueo de Veracruz. Las familias ricas se hicieron más ricas. A las más pobres las hicieron más imbéciles con engaños, tomadas de pelo con obras “fantasma” y programas asistenciales que nunca funcionaron. Dante y otros colaboradores, entre ellos Porfirio Serrano Amador, pisaron la cárcel pero no por mucho tiempo.

La doctrina de complicidades avanzó en el sexenio de Patricio Chirinos Calero (1992-1998), el gobernador impuesto del presidente Carlos Salinas. Chirinos no quería gobernar Veracruz, por eso dio rienda suelta al secretario de Gobierno, Miguel Ángel Yunes Linares. El perfil más cercano del ahora panista lo vino a sacudir Andrés Manuel López Obrador, el jueves durante una gira por el municipio de Coatzintla. Fueron seis años, en serio terribles, de espionaje, represión y persecución en contra de las organizaciones de oposición, particularmente contra los movimientos de izquierda.

Vino el sexenio de Miguel Alemán Velazco (1998-2004). El gobierno aburguesado vendió espejitos a los veracruzanos. Pero se llevó todo. En las últimas semanas de aquella administración endeudó al estado con 3 mil 500 millones de pesos. Nadie, uno solo de los alemanistas, vive austeramente. Gozan de fortunas cuidadas por el débil sistema de justicia. Ninguno acabó en la cárcel.

De los últimos dos sexenios, el de Fidel Herrera (2004-2010) y el actual de Javier Duarte, no puede hablarse por separado porque no son tan distintos. Es más, operan los mismos pero en versiones ampliadas: son más ladrones, cundidos de cinismo, represores.

El gobierno de ahora es el último eslabón que está por cerrar esa inmensa cadena de complicidades con origen de muchos años atrás.

En ese último eslabón llevan amplia carga los poderes Legislativo y Judicial, siempre a modo del Ejecutivo; una Fiscalía General de Justicia con supuesta autonomía, de puro decoro, que no castiga a nadie salvo a los débiles y chivos expiatorios.

Igualmente los organismos como la Comisión Estatal de los Derechos Humanos que para nada sirve o la Comisión estatal de atención y protección de los periodistas que no ha pasado de ser una carga financiera para el estado. La misma Universidad Veracruzana, cuya rectora Sara Ladrón de Guevara un día es guerrera en el reclamo de los recursos que adeuda el estado a la máxima casa de estudios y al otro es doblegada por alusiones y piropos en el V Informe de Gobierno.

Son cómplices también los elementos policiacos que integran el aparato de seguridad del estado, los estatales, los de la Fuerza Civil, los de la Policía Vial y todos los demás, porque no entienden que no es a macanazos como llega el orden.

Además, los medios que no democratizan sus páginas, que no ajustan sus códigos deontológicos, que no diversifican sus coberturas ni sus criterios editoriales.

Acá no hay que olvidar tampoco a los barones del dinero que se agrupan en cámaras empresariales, asociaciones y organismos que solamente protestan cuando las malas decisiones del gobierno alcanzan sus intereses económicos.

Algo tiene que ocurrir con Veracruz. La alternancia puede ser una opción pero no es la única, ni la garantía de que las cosas se recompondrán.

Quizá la opción sea más simple: encontrar nuevos hombres que conduzcan a las instituciones, sin olvidar castigar de forma ejemplar a aquellos que ordenan a policías y encubiertos golpear a maestros opositores, transeúntes y reporteros.

OPLE MALBARATA RECURSOS

Por increíble que parezca, a los integrantes del Consejo General del Organismo Público Local Electoral de Veracruz (Ople) no les quita el sueño ninguna de las 13 denuncias laborales por despido injustificado interpuestas por los empleados que fueron echados recientemente.

Las que realmente los tenían inquietos eran las de dos ruincillos exdirectivos del IEV que amenazaban con presentar si no lograban acuerdos.

Se trata de Octavio García González, exdirector de Prerrogativas y Partidos Políticos y Rutilo Rosas Peralta, exdirector de Capacitación Electoral, quienes acordaron con el consejero presidente Alejandro Bonilla Bonilla la modesta cantidad cercana al millón de pesos.

Así que el Consejo General del Ople le dará trato de reyes a este par que se distinguió por su servilismo a la maestra Carolina Viveros y por la estela de pillerías que acumularon a su paso por el IEV.

Pero por si fuera poco el dispendio de los recursos públicos, los que también comienzan a darse buen trato con el presupuesto son los propios consejeros, quienes por estos días aprobarán, si no es que ya lo hicieron en lo oscurito, su mudanza de las instalaciones de la céntrica calle Juárez a uno de los pisos del edificio Olmo, allá por los rumbos de plaza Las Américas.

Los enterados cuentan que actualmente pagan de renta alrededor de 200 mil pesos mensuales, por lo que saldrán con el pretexto de que su nueva sede les permitiría considerable ahorro.

Lo que preocupa es que durante el gobierno de Fidel Herrera el Instituto Electoral Veracruzano recibió en donación un terreno de hectárea y media de extensión en la zona de la Reserva Territorial, en donde construirían su edificio sede, que solo se quedó en proyecto.

El más contento debe ser el flamante Erick Porres Blesa, quien ve sus cuentas bancarias personales subir como la espuma, pues si el Olmo es de su propiedad, como se dice, le está saliendo muy rentable.

NO MARCHEN

Menudo paquete tienen el alcalde Américo Zúñiga Martínez y su equipo de trabajo para preparar y presentar el Segundo Informe de Gobierno ante el alto cúmulo de obras que este año ha realizado el gobierno municipal. La transformación de la capital veracruzana ha sido evidente y a diferencia de otros alcaldes veracruzanos, el de Xalapa sí tiene mucho que informar y reportar a la sociedad. Ya veremos el 20 de diciembre en el Palacio Municipal cómo resolvieron el ejercicio de síntesis y rendición de cuentas, aunque conociendo el calibre del munícipe y sus colaboradores, será un evento sobrio que superará expectativas…Caballero de la política.-Conociendo la forma de actuar de Alberto Silva Ramos y más aún como dirigente estatal del PRI, seguramente que este fin de semana asistirá al Informe del senador de su partido, José Yunes Zorrilla, que ha anunciado la presencia de más de 10 mil almas reunidas en el World Trade Center, de Boca del Río, feudo de los Yunes Linares y Márquez, parientes políticos del oriundo de Perote. Hay quienes ya especulan que el famoso Cisne pegará a Pepe con guante blanco. Otros dicen que actuará como un caballero de la política. Lo cierto es que será un buen escenario y un buen momento, incluso, hasta para que se dé el rencuentro con el gobernador Javier Duarte de Ochoa, claro, si es que llega la invitación a Casa Veracruz…Lo que resta del año y los 11 meses de 2016 serán los más difíciles del sexenio que concluirá, pues es cuando en algunos improvisados secretarios empiezan a distinguirse con el mal del poder y la soberbia. Ya lo estamos viendo con el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita, quien de cargar la maleta de Sergio Maya Alemán, su socio, pasó a ser el general y mandamás de la Seguridad Pública, aplicando con su Fuerza Civil, la ley del garrote contra maestros y periodistas. Lo que ocurrió en su comparecencia en el Congreso del Estado, la casa del pueblo veracruzano, es un palpable ejemplo del abuso del poder y de ahí deriva que sus capacitados en la Academia Regional de Policía actúen igual o peor en contra de la sociedad civil. A partir de diciembre próximo, el señor Bermúdez y muchos más tendrán que ir a consulta con el siquiatra para poder enfrentar y vivir como gente normal, sin la veintena de escoltas y en camionetas blindadas. El poder y el dinero, cuando no se está preparado, puede enloquecer a muchos, principalmente a esos malos servidores públicos que ya no podrán disponer del dinero del erario para darse vida de reyes… Era cuestión de días para que Miguel Ángel Yunes Linares enseñara el cobre por la ambición de ir por la Gubernatura de dos años, proyecto personal que pretende a toda costa para cobrar venganza de quienes por años han sido sus enemigos políticos. En los tiempos modernos, no se puede gobernar con las vísceras y menos para desatar una cacería de brujas como lo hizo con el grupo de Dante cuando fue secretario general de Gobierno, en tiempos del economista Patricio Chirinos. En Veracruz urge un cambio, pero Miguel Ángel Yunes Linares no es el indicado para llevarlo a cabo. Yunes Linares forma parte de esa corrupción que por años ha solapado el PRI y el PAN…Ojo, si las cosas se pusieran color de hormiga con eso de la sucesión, el tricolor veracruzano tiene mucha tela de donde cortar lienzos transparentes muy transparentes como el actual secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, quien ha realizado una probada carrera política en la entidad veracruzana, pero, además, ahora como colaborador de Javier Duarte de Ochoa, ha demostrado ese temple de equilibrio y acercamiento sin engaños con los grupos sociales que se sienten engañados y reprimidos. El de Minatitlán, sin ser del equipo de Duarte, tiene bien puesta la camiseta y trabaja sin grillas, en armonía al lado de Genaro, el subsecretario de Gobierno y de Enrique, el exyunista, ahora secretario particular del gobernador. No olvidemos que Ríos Alvarado es parte del equipo de Miguel Alemán Velazco, un hombre cercano, muy cercano a Los Pinos y al presidente Enrique Peña Nieto, quien allá por el mes de enero de 2016 decidirá quién será el candidato para la Gubernatura de dos años…Nos vemos mañana.


 


Página Principal

Artículos Anteriores