AÑO 11 VOLUMEN 4008

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Daño colateral

J.M Pasado

La ambición y la avaricia no tuvo límites en la figura de Javier Duarte y de su esposa Karime Macías, quienes involucraron a sus respectivas familias para saquear las arcas del estado sin una pizca de misericordia, sobre todo para aquellos sectores a los que dañaron severamente
La ambición y la avaricia no tuvo límites en la figura de Javier Duarte y de su esposa Karime Macías, quienes involucraron a sus respectivas familias para saquear las arcas del estado sin una pizca de misericordia, sobre todo para aquellos sectores a los que dañaron severamente.

El daño colateral que propició la familia Duarte-Macías, es gigantesco. Por eso dicen que la justicia divina los alcanzará para no dejarlos descansar ni un minuto y más aún el karma que pesará sobre sus hijos y los hijos de los servidores públicos que no tuvieron empacho para apoderarse de dinero que no les pertenecía.

Tenemos por ejemplo a los ayuntamientos veracruzanos; la inmensa mayoría sufriendo en carne propia la falta de recursos retenidos en la Secretaría de Finanzas, porque su recurso federal ya etiquetado, por las pistolas de la dependencia, es para pagar salarios de la burocracia y de los maestros, cuando eso no debería de suceder porque cada dinero que envía la federación tiene nombre y apellido.

Un ejemplo: el alcalde de Coscomatepec, el priista Manuel Álvarez, anda tronándose los dedos porque Finanzas no le ha depositado 30 millones de pesos, por lo que desde hace tres semanas tuvo que bajar las cortinas del palacio municipal y liquidar a 40 empleados. De ese tamaño es el daño colateral que Duarte y sus compinches propiciaron a Veracruz.

Lo más triste de esta telenovela de corrupción es la lentitud con que la autoridad viene actuando, incluso los personajes señalados de llevarse costales de dinero para su beneficio personal se pasean por los centros comerciales de Xalapa y la zona conurbada de Veracruz, presumiendo de la impunidad que les da el poder.

No vamos lejos: el diputado federal Adolfo Mota Hernández, señalado de firmar documentos para desviar recursos para las empresas fantasmas de Duarte, en gira de trabajo posa riéndose muy quitado de la pena por la inmunidad que le da el fuero por ser diputado federal.

Otro, Edgar Spinoso Carrera, diputado federal que con un salario de Oficial Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz pudo hacerse de una flotilla de aviones y helicópteros, además de propiedades en Estados Unidos, residencias en Xalapa y la capital del país. La fortuna de Edgar Spinoso se puede comparar con la de Duarte y quizá tenga más que el gobernador con licencia.

Cierto, toda esta bola de pillos no escaparán de la justicia divina, pero más le vale a la Fiscalía General del Estado y a la Procuraduría General de la República (PGR) que se apresuren a meter a la cárcel a quienes dejaron en la bancarrota a Veracruz, porque en las próximas elecciones, las del 2017, las municipales, no van a ser un millón de votos en contra del PRI, sino por lo menos tres
o cuatro millones de votantes que le den la espalda a un partido político que en la entidad tendrán que pasar dos o tres sexenios para que pueda obtener triunfos.

SE ESFUMA EL SENADO PARA JAVIER HERRERA

El proyecto de Javier Herrera Borunda con el Verde Ecologista de México era obtener en la elección pasada del 5 de junio 400 mil votos para poder negociarle al PRI una fórmula al Senado de la República en el 2018.

Sin embargo, para el legislador federal verde ecologista todo se derrumbó, a lo más lograron 160 mil sufragios y se ve difícil que para el próximo año, en las elecciones municipales, alcance esa cifra.

Herrera Borunda no puede esconder la cruz de su parroquia, el PRI, partido al que pertenece su padre Fidel Herrera Beltrán. Tanto el tricolor como el Verde están cortados con la misma tijera de la mentira y Javier Herrera prometió muchos apoyos a la estructura del Verde y del PRI, incluso a los aliados del PRD, pero no cumplió, así que los militantes difícilmente le estarán dando el apoyo en el 2017 y por ahí podría esfumarse el proyecto del Senado de la República y el sueño de la gubernatura de Veracruz.

Más aún por lo que acaba de ocurrir con Javier Duarte, quien forma parte de esa misma pandilla que saqueó a lo bestia los dineros de Veracruz.

NO MARCHEN

Otro poder que no canta mal las rancheras en materia de corrupción es el Judicial, donde su presidente Alberto Sosa Hernández sirvió a los intereses de Javier Duarte, quien dispuso del dinero (presupuesto) del Tribunal Superior de Justicia del Estado, por lo que ahora los empleados están pagando las consecuencias. Hubo la promesa del gobernador interino Flavino Ríos Alvarado de depositar el recurso el pasado 21 de octubre, lo cual no se cumplió y por ello la burocracia del Poder Judicial ha anunciado para este lunes 24 de octubre que bloqueará una vez más, en sus dos sentidos, la avenida Lázaro Cárdenas. Es probable que a la manifestación se le unan los empleados del Poder Legislativo, a los que también les adeudan dinero. Lo que no ha dicho Juan Nicolás Callejas Arroyo es que andan bailando 177 millones de pesos que Finanzas no ha depositado. ¡Aguas! El estallido social está a la vuelta de la esquina... Para vergüenzas no ganamos. De acuerdo con datos de la organización Semáforo Delictivo, a la fecha Veracruz se encuentra entre las 10 entidades con mayor número de asesinatos a nivel nacional por tres meses consecutivos. Vaya famita que tenemos, porque también somos líderes en crímenes contra periodistas, 19 y muchos en el éxodo por las amenazas de la administración estatal que no termina de irse… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores