AÑO 11 VOLUMEN 4062

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Alcaldes también desviaron recursos

J.M Pasado

En el saqueo a las finanzas de Veracruz, nadie se puede decir que está libre de pecado, hasta el alcalde con presupuesto austero ha metido mano al cajón. A río revuelto ganancia de pescadores, y los ejemplos salen sobrando
Ahora que la corrupción se puso de moda no estaría de más que los órganos fiscalizadores que nada más se ponen las pilas cuando aprieta la Federación, a través de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), le echen un vistazo a las finanzas de los 212 municipios veracruzanos donde tampoco cantan mal las rancheras.

En el saqueo a las finanzas de Veracruz, nadie se puede decir que está libre de pecado, hasta el alcalde con presupuesto austero ha metido mano al cajón. A río revuelto ganancia de pescadores, y los ejemplos salen sobrando.

Cierto, el de Javier Duarte de Ochoa fue el histórico sexenio del robo del siglo, pero no se fue solo, tuvo cómplices como los legisladores locales que le aprobaron todo, los presidentes municipales que permitieron que los recursos se los retuvieran para desviarlos a cuentas personales de los duartistas, además, lo poco o mucho que les llegaba a sus cuentas, se desviaron para fines personales.

Así como se ha podido investigar a Duarte y a su grupito de ladrones, así se debería de investigar a los alcaldes veracruzanos que en su mayoría se han hecho de muchos bienes y amacizan una fortuna que ha permitido que en sus municipios se carezca de lo más necesario, como es la limpia pública, la seguridad y la obra pública.

No vamos lejos, en la Cuenta Pública de 2015, el Órgano de Fiscalización Superior (Orfis) registró un presunto daño patrimonial principalmente de alcaldes del norte del estado, por varios miles de millones de pesos, que hasta el momento los expedientes duermen el sueño de los justos porque no se ha ejercido acción penal en su contra.

Nada más entre los municipios de Tampico Alto, Pueblo Viejo y Ozuluama, hay cerca de 23 millones de pesos que no fueron solventados, por lo que vencido el plazo para justificar en dónde se invirtió ese recurso, el Orfis tiene que presentar las respectivas denuncias penales.

Pero no nada más son los municipios del norte de Veracruz los que están enfrentando serios problemas para comprobar el dinero, también en la zona centro y sur hay alcaldes que han desviado millones y que con el pretexto de que la administración duartista no les depositó, han hecho su “agosto” para beneficiar a sus familias. 

El Orfis tiene el termómetro de lo que ocurre en los municipios, pero además existen los expedientes de los exalcaldes que recorrieron el primer tramo de la administración pasada, entre ellos Alberto Silva Ramos, alcalde de Tuxpan, que heredó una impagable deuda que supera los 600 millones de pesos. Así como “el cisne”, hay otros presidentes municipales que tampoco la libran en eso de comprobar en qué se gastaron sus respectivos presupuestos.

La cola de la corrupción en la mayoría de los municipios veracruzanos le puede dar la vuelta al mundo varias veces y no se terminaría de cortarla, menos de aplicar la ley.

NO MARCHEN

La balacera que se suscitó al medio día del domingo 25 de diciembre
en la avenida Miguel Alemán de esta capital, se puede considerar un hecho aislado entre malosos, pero no deja de causar psicosis entre la población y daño colateral al salir una persona lesionada con arma de fuego que nada tenía que ver en el enfrentamiento entre delincuentes. A lo largo y ancho del territorio veracruzano se están presentando lo que en el mundo del crimen organizado se le conoce como la “limpia” de delincuentes, pero que se debe tener cuidado para que victimas inocentes no sean presa fácil de estas bandas. Con estas acciones que preocupan a la población queda demostrado que el crimen organizado sigue operando en la entidad y que no hay para cuándo abandonen el Estado. Se insiste mucho en los pactos, pero ya lo dijo el gobernador Yunes, que ni maíz palomas que los delincuentes se tienen que ir del territorio veracruzano. Por cierto que el gobierno de Veracruz ya investiga a un alcalde involucrado con el crimen organizado…Preocupante lo que sucede en gran parte del bajío mexicano con la escasez de gasolinas que han provocado, por ejemplo, en San Luis Potosí, las compras de pánico, donde cientos de personas hacen largas filas en gasolineras en espera que les surtan la gasolina en garrafones, cisternas y hasta en bolsas de hule, según reportan diarios locales de ese estado. La escasez del combustible se agudizó desde el pasado viernes, incluso en gasolineras a orilla de carretera se pueden leer carteles anunciando la escasez de las gasolinas. Petróleos Mexicanos ha precisado que todo se debe a “inclemencias meteorológicas en el puerto de Tuxpan y a varias tomas clandestinas en la ruta Salamanca-León”. En la ciudad de León, de plano los establecimientos que expenden el combustible han cerrado ante la falta del producto. Se sabe de manera extraoficial que la escasez de combustible podría extenderse a otros estados, incluyendo el veracruzano, antes de finalizar el año. Esperemos que no sea así… De acuerdo con lo manifestado por la presidenta del colectivo Solecito, Lucía de los Ángeles Díaz Genao, en la última década las personas desaparecidas suman 15 mil, sin duda una escalofriante cifra que no encuentra justicia de ninguna autoridad, lo peor es que quienes solaparon estas atrocidades siguen libres y no hay para cuándo los llamen a cuentas. Dice el colectivo Solecito que suman 10 desaparecidos por semana y nadie hace algo por frenar el fenómeno que provoca serios problemas a las familias de los desaparecidos que luchan por encontrarlos vivos o muertos… Queda una semana a este 2016 y no hay para cuándo se logre la aprehensión del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, quien al parecer se saldrá con la suya de pasar las fiestas de fin de año libre y burlándose de una Procuraduría General de la República (PGR) que para taparle el ojo al macho lanzó una recompensa de 15 millones de pesos, a sabiendas que el día que lo atrapen, será la misma policía mexicana que a estas alturas sabe dónde se esconde. La pura impunidad para la clase política mexicana… Nos vemos mañana.

 


Página Principal

Artículos Anteriores