AÑO 11 VOLUMEN 3984

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

 

Bitácora Política

Miguel Ángel Cristiani

Comunicación Social en las delegaciones federales en Veracruz

https://4.bp.blogspot.com/-aFL-DrvbGLQ/V-k_1vx2E0I/AAAAAAADiCU/96DMIatlIkoQCBA-4-AU-13c3a4JckPlgCLcB/s640/DELEGADOS%2BFEDERALES%2B1.jpg

La estrategia de comunicación social del gobierno federal ha fracasado estrepitosamente, pues no obstante los recursos millonarios que se gastan, que tan solo en el período enero-julio de 2016, ya es de 6,664,202,452 de pesos, a pesar del gigantesco gasto, lo cierto es que la imagen del Presidente Peña Nieto y en consecuencia de su administración de gobierno es cada día peor.

El último eslogan utilizado para promover su informe de gobierno, "Lo bueno casi no se cuenta, pero cuenta mucho" poco muy poco, ha logrado convencer a los mexicanos de que se estén cumpliendo los grandes compromisos hechos durante la campaña electoral de Peña Nieto.

Pero en cambio, se puede decir que “la publicidad de Peña Nieto, es mala, pero cuesta mucho”.

Son miles de millones de pesos los que se gastan a través de la Presidencia de la República, porque, aunque las secretarías de estado deberían de tener sus propios presupuestos, en los hechos todo se maneja, negocia y decide a través de la oficina presidencial.

Pero no solamente las secretarías de estado, se supone que tienen partidas millonarias para gastos de publicidad o comunicación social, pero no tienen capacidad de administración, es decir que desde los Pinos es en donde se decide a quien, en donde y cuanto pagar para difundir las acciones y obras del gobierno.

Esa política de administración del gasto de comunicación social -que en la mayoría de las veces se queda en las cuentas de los “amigos” de los funcionarios- afecta también a la política de difusión en las entidades, donde los delegados tienen instrucciones de la Presidencia de la República, de difundir sus actividades como para demostrar que están trabajando.

Pero de recursos financieros para contratar espacios publicitarios en los medios locales, no hay nada, ni un peso.

¿Entonces?, sería conveniente que algún comunicador social de alguna de las delegaciones federales en Veracruz, le informara al coordinador de Gobernación, Ángel Isaac Ochoa Pérez que el asunto no es así. Porque por amistad con algunos funcionarios, tal vez una vez, dos y hasta tres, puede ser que les publiquen sus kilométricos boletines, pero la comunicación social oficial no funciona así, en base a cuatachismos, se tiene que pagar en los medios los espacios que se les dedican.

Si quieren convencer como dicen en su reciente comunicado: “El presidente Enrique Peña Nieto ha realizado grandes transformaciones en el estado de Veracruz durante sus 4 años de administración, y durante esa semana hemos realizado varias reuniones de trabajo para acordar las acciones que hemos realizado en esta semana y las que tenemos programadas en estos días en beneficio de los municipios veracruzanos” tendrán que empezar por aterrizar en la entidad, parte de esos recursos millonarios, que existen, pero están siendo mal invertidos, en apoyar a los amigos de funcionarios en la Presidencia de la República.

Y que no digan que no hay recursos, porque en el sitio www.gob.mx/sfp/documentos/gastos-de-comunicacion-social  se anotan los presupuestos de comunicación social ejercidos por el gobierno federal durante el actual sexenio. Así, tenemos que en 2013 dicho presupuesto fue de 4,195,000,000 de pesos, en 2014 fue de 6,919,865,695 pesos, en 2015 fue de 9,393,779,975 pesos y, en el período enero-julio de 2016, ya es de 6,664,202,452 de pesos.

Casualmente, en la medida en que cada año se destinan más miles de millones de pesos, en mejorar la imagen del gobierno federal -Enrique Peña Nieto- la aceptación entre la ciudadanía es cada día peor.

En total, para promocionar sus logros el gobierno de Peña Nieto ha gastado, desde el 1 de enero de 2013 hasta el 31 de julio de este año, un total de 27,172,848,122.
Además de estos recursos económicos ha utilizado los tiempos que en radio y televisión se le proporcionan, por ley, gratuitamente.

Para entender lo que significa este monto, es conveniente recordar que, en 2014, cuando el gobierno federal dedicó casi 7,000 millones de pesos para promoverse, el total del gasto destinado a medios de comunicación realizado por marcas y agencias publicitarias llegó a los casi 72,000 millones de pesos, de acuerdo con el Departamento de Investigación de la revista mexicana Merca2.0. Es decir que el gobierno gastó el equivalente del 9.7% del total de la publicidad que en todos los medios realizaron todas las empresas del sector privado.
Ahora bien, si el gobierno ha gastado montones de dinero para publicitar sus logros, ¿por qué afirma que “lo bueno casi no se cuenta”? ¿por qué, de acuerdo a las encuestas, solo el 23% de los mexicanos aprueba la gestión del presidente Peña Nieto? ¿por qué no son reconocidos los logros de la administración peñista, entre ellos la mayoría de las reformas estructurales? ¿por qué se le echa la culpa de todo al presidente, incluso por el hecho de que un huracán no haya golpeado las costas mexicanas como en su momento lo pronosticaron los meteorólogos de México y Estados Unidos?

Es muy probable que la mayoría de quienes escribimos y/o hablamos en un medio de comunicación dediquemos más tiempo a difundir y comentar las malas noticias que las buenas. Después de todo, como dice un viejo dicho: para los periodistas, las malas noticias son buenas noticias.

Sin embargo, por más que en los medios se difundan las malas noticias, no es lógico que entre la población en general no haya más consciencia de lo bueno que ha logrado el gobierno federal, considerando el gasto multimillonario que éste ha realizado para promoverse.

Personalmente creo que lo bueno sí se cuenta porque los medios están atiborrados de mensajes emitidos por el gobierno. El problema es que dichos mensajes son aburridos y carentes de creatividad; no atraen la atención de la mayor parte del público. Son, en pocas palabras, mensajes ineficaces que se pierden en el vacío.

Si el presidente Peña Nieto y sus colaboradores quieren que de lo bueno se hable y se hable mucho, es hora de que revisen su estrategia de comunicación que, hasta ahora, ha fracasado rotundamente a nivel nacional, y en la entidad está condenada igualmente al fracaso.

Página Principal

Visítanos en Facebook Envía esta nota a un amigo Visítanos en Twiter Imprimir

Artículos Anteriores

6-Septiembre-2016
Pese a todo, la UV avanza
1-Septiembre-2016
En Xalapa obras son amores
30-Agosto-2016
Entre Judas te veas
11-Agosto-2016
La visita Presidencial
9-Agosto-2016
#Soyfestival
19-Mayo-2016
Campañas de lodo
2-Mayo-2016
Encuestitas