AÑO 11 VOLUMEN 4039

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Nada Personal

Aún hay más por descubrir

J.M Pasado

Los veracruzanos nos hemos venido enterando que los duartistas, sus amantes y sus cuates, gustaban de viajar en primera clase de las líneas aéreas nacionales. También hospedarse en hoteles de lujo, comer de lo bueno y chupar los finos vinos
Arrancamos la semana con la noticia de que Javier Duarte quedó a deber hasta las tortillas que han venido consumiendo los reclusos de Pacho Viejo. La deuda asciende a 12 millones de pesos y data desde la era de Fidel Herrera Beltrán, quien al igual que el “doctor” prometió pagar pero no cumplió.

Así las cosas, los veracruzanos nos hemos venido enterando que los duartistas, sus amantes y sus cuates, gustaban de viajar en primera clase de las líneas aéreas nacionales. También hospedarse en hoteles de lujo, comer de lo bueno y chupar los finos vinos.

También nos hemos enterado de que el personal de servicio (choferes, jardineros, cocineras, meseros y ama de llaves) que sirvió con lealtad a la familia Duarte-Macías, ha sido abandonado a su suerte, que les quedaron a deber tres meses de salarios y lucha porque también les paguen sus respectivos aguinaldos y, claro, su liquidación, porque como se sabe, la Casa Veracruz fue prácticamente desmantelada, no dejaron ni la cascada de agua artificial que daba vida al jardín.

La lista de pillerías, porque no se le puede llamar de otra forma, es larga, falta que salga a la luz pública el ramillete de denuncias de las empresas de comunicación a las que adeudan millones de pesos, y en lo que mucho tienen que ver los empleados de Karime Macías de Duarte, Juan Octavio Pavón González y Alberto Silva Ramos. Al primero le bastaron unos meses para cargar con las maletas y hacerse de una buena residencia y camioneta de lujo. Al segundo le fue mejor, y aunque goza de fuero, no tarda en que se le descubran sus acciones a su paso como secretario de Desarrollo Social y más antes como presidente municipal de Tuxpan, donde heredó una deuda a los tuxpeños de más de 600 millones de pesos.

Las manifestaciones y reclamos se presentan a diario como el diluvio que azota a una ciudad y la deja devastada. Es el pan nuestro de cada día, a cada momento, en cada dependencia, lo que exigen son pagos añejos que dejó la administración que mañana se va.

Y si los tortilleros tomaron por asalto la Secretaría de Finanzas y Planeación, en el centro de la capital veracruzana propietarios y trabajadores de la empresa “Trazabilidad y Comercio de Productos Frescos” se plantó desde las 7 de las mañana de este lunes para exigir el pago de 84 millones de pesos que Duarte prometió pagar pero no cumplió.

Seguramente en el devenir de los días, en la era yunista, habrán de brotar más reclamos, más corrupción y de la que seguramente no escapa ni siquiera Flavino Ríos Alvarado, quien también formó parte de ese sexenio que acabó con los sueños de un PRI veracruzano que, con Duarte, no tuvo pies ni cabeza y acabó por entregar e poder político ante el hartazgo de una sociedad que vio cómo un grupúsculo de ladrones saquearon las finanzas estatales.< div="">
/> 
Lo más cabrón es que es la fecha en que ante el cúmulo de denuncias, tanto en la Fiscalía Veracruzana como en la Procuraduría General de la República (PGR), no ha caído un pez gordo ni mucho menos se le ha despojado a nadie de los señalados de desviar recursos o de enriquecimiento ilícito, de algún bien o dinero en efectivo para resarcir el daño provocado al pueblo veracruzano.

Ni hablar, el cáncer de la corrupción de un gobierno que le pegó a lo más sagrado de la gente, que es su salario, seguirá dando de qué hablar.

NO MARCHEN

Luis Ángel BravoContreras no renunció, lo renunciaron desde las esferas del altísimo poder, con lo que se abre toda posibilidad de llevar a la cárcel a los duartistas corruptos que eran protegidos por el Fiscal, que durante 35 meses actuó bajo las órdenes de su jefe Duarte. Con la salida del llamado Fisculín, queda demostrado que las leyes se las pasan por el arco del triunfo, en virtud de que la creación de la Fiscalía, “autónoma”, el titular estaría por espacio de nueve años con carácter de irrenunciable. Ya se demostró que no fue así, y a partir del 1 de diciembre entra al quite Jorge Winckler, incondicional de Miguel Ángel Yunes Linares, para emprender la llamada cacería de duartistas. Ver para creer, pero en política se siguen viendo las viejas prácticas en la que en este caso, el Fiscal veracruzano es a modo del gobernante en turno, aun cuando haya sido elegido por el Poder Legislativo… Se abre laexpectativa y la curiosidad porque llegue el 1 de diciembre cuando Miguel Ángel Yunes Linares, ya con la envestidura de gobernador, haga cimbrar a todo México con la noticia bomba que va a dar a conocer; en una de ésas sea la detención de Javier Duarte de Ochoa. Hay que estar atentos de lo que diga el nuevo mandamás veracruzano… Dice Felipe Amadeo Flores Espinosa, recientemente ratificado al frente del CDE del PRI, que para las elecciones municipales de 2017, “no elegiremos candidatos corruptos. Se le olvida a Amadeo que a Duarte nos lo vendieron como la mejor opción, el economista que le daría rumbo y progreso a Veracruz, pero no fue así. Lo primero que tiene que hacer el exprocurador de justicia en la era Duarte es limpiar la casa priista porque muchos de sus colaboradores en la pasada campaña para gobernador se llenaron los bolsillos de dinero. Van a pasar muchos años para que la gente vuelva a creer en el PRI, gracias al finísimo trabajo político que realizó Javier Duarte de Ochoa, a quien el propio presidente Enrique Peña Nieto definió como uno de los políticos que conformaban la nueva generación de ese partido político en decadencia. Amadeo cree que con dos militantes (seguramente serán él y Flavino) van a dar la batalla electoral… Nos vemos mañana.

<>

 


Página Principal

Artículos Anteriores