AÑO 8 VOLUMEN 3068
NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

PASILLOS DEL PODER

César Augusto Vázquez Chagoya

OLIVIA DOMÍNGUEZ Y LA HISTORIA

Por Veracruz entró la cultura española. Como se mire, teniendo 700 kilómetros de mar, además del asiento en nuestro territorio de los olmecas, cultura madre en el sur de Veracruz; en el centro, la cultura totonaca con sus caritas sonrientes; y la cultura huasteca al norte. Somos históricamente importantes.

Antes de 1993, nuestros archivos estaban diseminados por todas partes en Xalapa, tanto que la dirección del Archivo General del Estado se ubicaba en los bajos del Parque Juárez, lugar donde se ubicaba el convento de San Francisco, así como el Archivo Central del Registro Civil. Un lugar muy húmedo, lleno de manantiales.

En 1993, el gobernador Patricio Chirinos Calero nombró como encargada del Archivo General del Estado a la maestra en Historia Olivia Domínguez Pérez, originaria del puerto de Veracruz, y adaptó las bodegas de la antigua estación del ferrocarril en la avenida Allende.

En ese lugar se volvió a juntar la historia de Veracruz diseminada, pero no sólo era juntarla, sino clasificarla, embonarla, y eso se podía hacer con amor a la profesión de Olivia Domínguez, quien no dejó de hacer trabajos externos como rescatar archivos municipales y ponencias, así como libros que están en manos de los estudiosos del país.

Si usted conociera la hoja de vida de Olivia Domínguez Pérez, verá que es una vida de trabajo. Si alguien persevera, está como ejemplo la maestra, quienes pocos se lo han reconocido.

A 20 años del nombramiento de Olivia Domínguez Pérez como directora del Archivo General del Estado, sabemos de un anuncio sin precedente, porque bajo la dirección de la maestra no sólo se clasificaron los documentos, “pegar” la historia, sino que mediante las computadoras digitalizó entre documentos y fotos, 60 mil elementos que cuando lo diga el gobernador podrá ser consultado por el público y amantes de la cultura.

Hace 20 años no se apostaba por nuestra historia un peso, pero con el tesón de la maestra ya hasta se podrá cobrar para conocer nuestra historia, vender copias, etc. La labor no termina ahí: hay que rescatar los archivos municipales, recopilar historias únicas, etc.

Este triunfo de la cultura veracruzana no podía hacerse sin el apoyo de los gobernadores y secretarios de Gobierno, quienes cada quien ponían su granito de progreso en el Archivo General del Estado.

En Veracruz también hay buenas noticias y ésta no tiene dimensión.