AÑO 6 VOLUMEN 2436
NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

TELÉFONO ROJO

Eliseo Tejeda Olmos

El mejor 2012 que todos esperamos

Cómo se pasan los años, dice vieja canción romántica. Ya terminó el 2011 y está comenzando el 2012. Todos, seguramente no habrá excepciones, dejamos pendientes que, ahora sí esperamos cumplir en este año que recién comienza.
La dieta, atender a la familia, mejorar en el trabajo, cuidar la salud, aprovechar más el tiempo, ver lo importante por sobre lo urgente, en fin, tantas cosas como que cada cabeza es un mundo.
Pero, también seguramente, esperamos un mejor 2012, con menos violencia y menos agresiones a los ciudadanos en sus patrimonios, sus vidas y los suyos. Poder andar otra vez por las calles, viajar sin angustias, que los hechos delictivos se convierta en “hechos aislados”.
Nos han augurado un mejor 2012. Lo esperamos todos, dígase incluso que lo ansiamos.
También nos han advertido que la crisis es global, que la violencia es nacional, que no podemos vivir en una burbuja, sin que nos toquen los males que aquejan a muchos, aunque se diga que “mal de muchos, consuelo de tontos”.
Pero dicen que lo último que muere es la esperanza, así que la comparto con mis lectores –sean muchos o pocos-. La esperanza de que este 2012 será mejor, que las cosas cambiarán favorablemente para todos, que la versión apocalíptica del fin del mundo que auguran muchos será sustituida por la predicción maya de un viraje espiritual de la raza humana, que evolucionará a estados de mayor conciencia y tolerancia.
En ese sentido me ha llamado mucho la atención que en estos últimos años se está dando la “conversión” de muchos amigos y más conocidos al “Cristianismo”, en la búsqueda de ser mejores personas mediante el usufructo de valores como la honestidad, la compasión, la tolerancia, el perdón, la caridad y el amor al prójimo.
Ojalá y sea para bien, pues con más y verdaderos cristianos, las cosas mejorarán indudablemente.
Feliz y próspero 2012.