AÑO 10 VOLUMEN 3685

 

NOTICIAS DE
PUEBLA Y TEHUACÁN
CARICATURAS COLUMNAS REPORTAJES DIRECTORIO

Antetitulo

Verba Brava

Antonio Trujillo y Perdomo

PEPITO NO ES EL DEL CUENTO

Con la seriedad y convicción de un hombre cabal y político serio, a los 29 años de edad, José Francisco Yunes Zorrilla,  “Pepito”, administrando como alcalde el municipio de Perote 1997-2000, me respondió a la pregunta de reportero del “Diario Política” de Yayo Gutiérrez, cuando le inquirí:

P.- ¿Vas a ser diputado local? ( En la LIX Local de Veracruz)
R.- No; voy a ser diputado, pero federal. ( En la LVIII Federal)
La plática fue tras la pared de cristal que mandó instalar en su despacho de la Presidencia Municipal, hacía desde entonces –sigue haciendo-“política a la  vista de todos, con transparencia”.

Allá del otro lado del vidrio se miraban docenas de personas, por su aspecto la mayoría gente de pocos recursos económicos con olor a campo y otros ciudadanos de más capacidad monetaria y perfumados también haciendo fila para tratar asuntos de interés propio, formados democráticamente esperando turno.

El sábado 10 de Octubre de 2015, 17 años después, en el salón del Rancho San Julián, antes de iniciar el II Foro donde se escuchó la “Propuesta de acciones a realizar en Veracruz para la transición política en un gobierno de dos años” expuesta magistralmente por el Doctor en Derecho, Paco Berlín, le pregunté a Pepe:
P.- ¿Vas a ser gobernador?
R.- Sí, voy a ser gobernador.

Ya ha sido dos veces diputado federal en la LVIII y en la LXI Legislaturas. Una vez diputado local en la LX y todavía es senador en la LXII Legislatura.

Sólo le falta ser gobernador para después aspirar –futurísticamente pensando- Secretario de Estado, y lo que venga. Quizá por eso Edgar Hernández evoca “que sea Pepe, por favor”.

Es licenciado en administración de empresas y maestro en administración pública, preside la Comisión de Hacienda del Senado de la República a los 46 años. Es interlocutor entre Federación y Estado de Veracruz en asuntos de política financiera; (vigila no le metan mano al cajón del billete los y las ratas malparidas depredadores de las finanzas y la política veracruzana, ¡coño, joder!)

Mamó alta moral, heredó decencia, honorabilidad y buenas costumbres, eso es lo que muestra, transfiere confianza y mira a los ojos; es varón bien nacido.   

     
La ética política lo mueve en sus acciones parlamentarias, y mantiene una visión actual de los problemas económicos- financieros- políticos que han metido a Veracruz durante  11 años dos gobiernos priistas, los de Fidel Herrera Beltrán y el de Javier Duarte de Ochoa.

La conseja populachera, la de la auténtica verba brava, (y otra no tanto) comentan que con una frase en una campaña por la entidad ganaría Pepe la gubernatura, ..meteré a la cárcel a los ladrones –as- y les obligaré a devolver lo que se robaron.. 

Aunque claro, si esa promesa la hicieran también Miguel Ángel, Ahued, Buganza, Bueno, Tronco, Armando, Cuitlahuac, Martín Serrano, Morales Lechuga, Toño El Zorro, Erick, el Cisne  o algún otro ciudadano ¿ quién  cree que cumpliría?

Lo que no deja de ser cierto es que el hartazgo de los veracruzanos por la creciente inseguridad, la impunidad y complicidad de delincuentes de la alta burocracia estatal, y la delincuencia organizada tolerada, serán factor coadyuvante, junto con la irresponsable conducción de la política y economía para que un candidato a gobernador con base sólida de honestidad triunfe en la elección del 7 de junio de 2016.

Digo yo, Pepito no es el de los cuentos; José Francisco es un  joven maduro  con alta posibilidad de triunfo que tiene lo que no han tenido anteriores gobernantes; decencia,  honestidad e inteligencia, aderezada con sentido común.

Aunque claro, tampoco es émulo de Pepe Mojica, porque aunque con desenfado expresa “llámenme Pepe”, no conduce un vochito, ni vive con mil 200 dólares al mes; ¡me remeoenlasopa, eso era su “Domingo” cuando era el niño Pepito, coño, joder!